Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Superman returns

Duración

154min

Dirección

Bryan Singer

Guión

Michael Dougherty, Dan Harris

Reparto

Brandon Routh, Kate Bosworth, Kevin Spacey, James Marsden, Sam Huntington

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Superman returns
Autor: malabesta
Fecha: 2006-07-11.
Póster Superman returns

Superman returns

Digerido por malabesta

Pues sí, Superman vuelve. Tras una penuria de producción, decenas de directores y actores que entraron y salieron, no menos de diez años de rumores, y un enorme seguimiento y despliegue mediático, desde las presentaciones de los tráileres hasta cosas más insustanciales como sí a Brandon Routh le han reducido digitalmente la huevera o no para que la película sea más apta para infantes, aparece "Superman returns" en nuestras pantallas, de la mano de Bryan Singer, Michael Dougherty y Dan Harris, trío responsable de "X-Men 2" y que parece que ha cogido una contrata gorda en esto de las películas de superhéroes.

Singer se intenta aproximar un poco al "Superman" de Richard Donner, y no sólo porque fusila sin piedad las imágenes de archivo para suplir la ausencia de Marlon Brando, sino porque en lugar de ofrecernos la típica visión "to er mundo e güeno" del héroe, como se puede ver en "Batman begins" y tantas otras, retiene para su protagonista ese aura de hombre de acero sin cambiarla por una de hombre de acero que llora cuando ve "Bambi". Superman es en esta película más extraterrestre que nunca, a pesar de que el hilo central de la trama es su historia de amor con Lois Lane. Quizá este alejamiento del protagonista sea lo que haya hecho que cada uno vea en él lo que quiera, y no falta quien ha interpretado a Superman como una alegoría a la figura de Jesucristo, un honor al orgullo gay o a Elvis, ya puestos. Más allá de esto, pocas renovaciones sobre el personaje, cuyo principal cambio es el tamaño de los calzones.

La historia comienza cuando, tras una ausencia repentina de cinco años, Superman (Brandon Routh) regresa a la Tierra tras intentar encontrar los restos de su planeta natal. Por supuesto, y como pasa siempre (cuando él no se empeña en lo contrario), el tiempo ha pasado, y todo el mundo se ha olvidado de él durante los noventa, supongo que por culpa de Kurt Cobain. Lois Lane (Kate Bosworth) ahora está casada con Simon (James Marsden), con el que tiene un hijo, y el único que le guarda la ausencia es Lex Luthor (Kevin Spacey) que tras salir de la cárcel sigue conspirando contra él. Tras encontrar la Fortaleza de la Soledad, el apartamento que Superman tenía en el Polo, Luthor se hace con los conocimientos que Kar-el, el padre de Jor-el (Superman), le había transmitido a su hijo, así que uno podría sospechar que se va a armar la de San Quintín.

Pero no; Singer pasa de puntillas por esta trama, y Luthor más que planear dominar el mundo parece que lucha por robarle un plano o dos a Kent/Superman y Lois Lane. Su historia de amor rota por la marcha del hombre de la capa, el resentimiento de ella y las dudas de él ocupan gran parte de las a veces largas dos horas y media de película, trufadas con escenas en las que el hombre de acero se dedica a rescatar a unas cuantas personas, pero que pocas veces hacen que avance la trama, que termina por dar la sensación que anda a trompicones, hasta llegar a un final en el que, de manera no demasiado original, Superman lo pasa muy mal pero reaparece para darle unas yoyas a los malos y restablecer el statu quo. Esta conclusión es un poco insatisfactoria, y uno tiene la sensación de que se ha desaprovechado a muchos personajes, especialmente el Luthor de Spacey.

Aunque Superman sigue siendo grandioso, y no hay hazaña que se le venga grande, Singer se empeña en rodarlo como si el vídeo de una boda se tratase, flotando en el espacio con su capa ondulando y mirando amorosamente al planeta Tierra. Un cierto abuso también de las cámaras lentas en las escenas de acción, principalmente para hacer hueco a unos efectos especiales un poco excesivos y justificar esos doscientos sesenta millones de dólares (que ya casi ha rentabilizado) de presupuesto. Salvando estos pequeños parones y la descompensación de las tramas, Bryan Singer demuestra de nuevo que sin ser un gran director, sí que sabe hacer películas.

Como director de actores también sabe lo que quiere. En general suele repetir con sus repartos, como en este caso con James Mardsen, que viene a hacer exactamente el mismo papel que en "X-men" pero sin gafas, o Kevin Spacey. Sin duda, la confianza mutua y el caché del actor han hecho que tenga ciertas libertades creativas a la hora de crear su Lex Luthor, lo que se transforma en que el villano principal sea en parte el alivio cómico, y de mente criminal pase a titiritero o vendedor de puesto de feria, quitándole bastante solidez al personaje. Sin contar que a Spacey a veces le dan unos arrebatos a lo Gary Oldman que ponen espanto. Brandon Routh, al que Singer escogió porque es un actor desconocido que no eclipsa al personaje y porque además tiene un cierto parecido con el Superman clásico, no defrauda, y demuestra que el traje azul y rojo no le queda demasiado grande, a pesar de tener la larga sombra de Reeves sobre él.

En fin, aunque sin duda no está a la altura del Superman del setenta y ocho, "Superman returns" es una película entretenida, que sin duda arrastrará secuelas por doquier. Recomendada para daltónicos.
Puntuacion