Ficha

País

Japůn

Año

1984

Título original

Kaze no tani no Naushika

Duración

116min

Dirección

Hayao Miyazaki

Guión

Hayao Miyazaki

Reparto

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Nausicaš del Valle del Viento
Autor: malabesta
Fecha: 14/07/2006.
Póster Nausicaš del Valle del Viento

Nausicaš del Valle del Viento

Digerido por malabesta

Allá a mediados de los ochenta, Hayao Miyazaki todavía no era demasiado conocido en occidente, por lo que "Nausicaä del Valle del Viento" sufrió la suerte que sufren otros muchos productos similares: sus casi dos horas de metraje se vieron reducidas a menos de una hora y media en manos de la CBS, los nombres de los personajes se tradujeron (así que Nausicaä se convirtió en Sandra para el público español) y su título se transformó a "Guerreros del viento". La cosa fue tal, que a partir de entonces Miyazaki adjunta una cláusula de no edición a todas sus películas.

Mutilaciones aparte, la película desde luego no es la mejor del director de "El viaje de Chihiro". Originalmente concebida como un manga de siete tomos, la muy complicada historia se intenta comprimir para adaptarla a la gran pantalla, y le pasa un poco como a "Akira", todos tenemos un amigo que tiene un primo que la entendió a la primera y sin leer el cómic, pero el resto del mundo termina de verla con cara de haber perdido las llaves. La trama es compleja: en un futuro lejano, tras una guerra que asoló el mundo, los seres humanos sobreviven en las superficies habitables que no se han convertido en Zona Contaminada, regiones dominadas por bosques pétreos, gases tóxicos y enormes insectos. En una de estas zonas libres llamada el Valle del Viento, donde siempre hay mucha corriente, vive Nausicaä, princesa del país y amante de los animales, plantas e insectos. Ayuda en casa, es muy lista, etc. etc. Un buen día un accidente de una de las naves de Pejite, país vecino, deja en el Valle el corazón de un ser gigante que los pejiteños han desenterrado. Este ser es una de las armas que destruyeron el mundo antiguo. La potencia rival de Pejite, Tormekia, se entera de esto, y los tormekianos invaden el Valle para hacerse con el ser y utilizarlo contra los pejiteños. Nausicaä intentará que no se desate una guerra, al a vez que intenta encontrar la solución a la contaminación mundial y liberar a su pueblo de pejiteños y tormekianos. Casi nada.

La versión escrita se extiende mucho más, sobre todo en la presentación de personajes y en las motivaciones de éstos. En la película, la mayoría de ellos son bastante monótono, y se comportan de manera bastante lineal. Los malos son malos porque son malos y siempre hacen maldades, y los buenos pues tres cuartos de lo mismo pero al revés. Además, la exposición de un mundo nuevo, con una mitología completa y compleja como lo es el de la obra de Miyazaki es difícil, y todos aquellos que se acerquen a la película sin leer previamente el manga probablemente se pierdan gran parte de los detalles. Especialmente si asisten a la versión mutilada, que más bien es una versión zapping: los productores se dedicaron a quitar todas esas aburridas escenas con diálogo y a centrarse en las peleas/persecuciones/explosiones, que supongo que "molan mucho más".

La dirección es del Miyazaki pre-Ghibli, así que tampoco está en el apogeo de su arte. Aunque ciertamente están presentes todos los elementos recurrentes de su obra, su gusto por los planos aéreos y personajes voladores, sus protagonistas femeninas de personalidad fuerte y un fuerte trasfondo ecologista. También, como es costumbre, colabora en la banda sonora con Joe Hihashi, aunque a éste parece que tampoco se le habían pasado las espinillas por aquel entonces. Los momentos orquestados de muy buena calidad conviven con otros tremendamente ochenteros, en los que el único instrumento es un órgano electrónico que le da a la película un poco de aire de barraca de feria.

En resumen, "Nausicaä del Valle del Viento" es una película que presenta todo lo bueno de Miyazaki pero todavía en forma de pupa, que sólo es apta para los iniciados en la versión escrita; el resto, mejor se sienten al lado de uno de éstos, para que les vaya explicando. Recomendada para los que siempre dejan la puerta abierta.


Puntuacion