Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

The Sentinel

Duración

105min

Dirección

Clark Johnson

Guión

George Nolfi

Reparto

Michael Douglas, Kiefer Sutherland, Kim Basinger, Eva Longoria

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La sombra de la sospecha
Autor: malabesta
Fecha: 15/07/2006.
Póster La sombra de la sospecha

La sombra de la sospecha

Digerido por malabesta

"La sombra de la sospecha" es una película original donde las haya. A los diez minutos, aproximadamente, al protagonista, agente de seguridad nacional, le cuenta uno de sus compañeros, muy nervioso, que tiene una grande y peligrosa confidencia que compartir con él. ¿Y saben qué? Van y lo asesinan, sin que pueda descargar su secreto. De mucha intriga y emoción, es la cosa.

El resto del guión, pues más o menos. Desde luego no es una de esas películas cuya trama se resumen en un par de frases y engancha al espectador rápido. Para que "La sombra de la sospecha" pueda enganchar al espectador, antes hay que atontarlo un poco. Esto se consigue gracias a lo espesito de la trama. No porque sea demasiado complicada, sino porque necesita mostrar tantas cosas para que la película comience a andar, que cuando uno se da cuenta, ya ha pasado una hora. La cosa es como sigue: Pete Garrison (Michael Douglas) es un agente de la NSA que lleva en el equipo de seguridad presidencial unos veinticinco años, tras haber recibido una bala que iba para Reagan. Un buen día, uno de sus compañeros muere asesinado antes de hacerle una confidencia muy peligrosa, y la investigación la llevan los detectives Breckinridge (Sutherland) y Marin (Eva Longoria). Mientras tanto, uno de los confidentes de Garrison le informa de que hay un traidor en su equipo, y éste ha conseguido fotos de Garrison con la primera dama (Kim Basinger), con la que tiene un affair. Por si fuera poco, resulta que también ha tenido uno similar con la ex-mujer de Breckinridge, por lo que la relación con él no es demasiado fluida, lo que entorpece la investigación.

Más o menos esa es la presentación del conflicto. Casi nada. Por supuesto, después de semejante embrollo, ya poco sitio le queda a los personajes, que básicamente se afanan en resolver los misterios de la película a toda prisa, en la horita que le queda. Más o menos la cosa es establece en torno a la rivalidad Douglas/Sutherland; mientras el segundo sospecha del primero, el primero intenta resolverlo todo sin manchar el nombre de la primera dama, hecho que además complicaría la investigación al despertar el espíritu de cornudo herido de Sutherland. La verdad es que ambos no están del todo bien avenidos, y se reparten el guión en custodia compartida. La primera mitad es más o menos toda de Douglas, la otra de Sutherland y hacia el final comparten un poco de plano. Pero esta repartición no es sólo porque uno salga en pantalla y el otro no; cuando la historia recae del lado de Douglas, el resto de personajes desaparecen totalmente, y uno podría pensar que como si la cosa fuese un telediario, están esperando que la cámara los enfoque para salir de la inactividad y reemprender su trabajo.

El drama se resuelve de manera bastante convencional. Los dos enemigos terminan inevitablemente juntos, aparecen unos cuantos terroristas, unos lloros por aquí, unas persecuciones por allá y me la pones para llevar. Eso sí, sin demasiado interés ni ritmo, con lo que en general, el tedio domina durante todo el metraje.

Los actores se limitan a hacer lo que hacen siempre. Douglas es el enésimo profesional cuyos problemas de faldas lo ponen en peligro y Sutherland parece que siempre está en "24". Eva Longoria intenta deshacerse de su imagen de "Mujeres desesperadas", pero no pega ni con cola como aguerrida detective. Kim Basinger tiene un papel totalmente vacío, y se limita a ponerse delante de la cámara.

La dirección sigue los mandados de la moda. Entre escena y escena unas transiciones rocambolescas, hechas a base de fundidos y sobreimpresiones de cartas amenazantes enviadas al presidente, mientras voces en off recitan otras amenazas también, distorsionadas. Todo sea porque el espectador no se salga de la historia. Luego los eternos planos inútiles de las aspas de un helicóptero, por ejemplo, y las ya habituales cortinillas siguiendo la moda "24". Tampoco es que afee mucho el resultado final, que ya de por sí era bastante malo.

En fin, un aburrido thriller, que desde luego no compensa el esfuerzo necesario para seguir su trama, y mucho menos la inversión económica. Recomendada para los que puedan entrar gratis al cine.
Puntuacion