Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

The shaggy dog

Duración

98min

Dirección

Brian Robbins

Guión

Cormac Wibberley, Marianne Wibberley

Reparto

Tim Allen, Marianne Wibberley, Robert Downey Jr., Danny Glover, Philip Baker Hall

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Cariño, estoy hecho un perro
Autor: bronte
Fecha: 26/07/2006.
Póster Cariño, estoy hecho un perro

Cariño, estoy hecho un perro

Digerido por bronte

Al parecer, todos aquellos que han visto la película original están que trinan; que si a este remake le falta la magia, que si los gags son malos, que si a perro viejo todo se les vuelven pulgas... Como yo no he visto la película del año 1959, evitaré hacer comparaciones, pero así a vista de pájaro, yo también creo que Disney ha entrado en una decadencia acelerada desde hace ya muchos años. No porque sus películas estén mal, sino porque no acostumbran a estar bien.

Como era de esperar en esta "Cariño, estoy hecho un perro", han echado los restos con el efecterío. El mismo consiste en ver convertirse a Tim Allen en perro de lanas, y a partir de ahí, antropomorfismo del resto de los animales... ya me entienden, ponen caras y posturas imposibles. Hasta han creado por ordenador un engendro entre rana y perro, que al de la genial idea le parecería magnífico, pero que daba un poco de repelús, por lo menos a aquellos que tengan como referencia cultural "La isla del doctor Moreau.

A partir de la fantástica premisa inicial por la que un perro del Tibet, a causa de una mutación genética es secularmente longevo, la nueva película de Disney nos regala la consabida trama del padre que ha abandonado a su familia por su trabajo, y que redescubrirá  la vida hogareña gracias a  las horas que se ve obligado a pasar como chucho, debido a  un mordisco del perro mutante.  Accesoriamente, también nos podremos recrear con la subtrama de un juicio contra una empresa de investigación médica donde se tortura a los animales. Al final las bestias serán liberadas, y la familia de Tim Allen se querrá mucho. Ni más ni menos.

Yo no le hago ascos a la trama. Está llena de buenas intenciones y mensajes bonitos como un San Luis. Pero como película dista mucho de ser "La chaqueta metálica", y contentará únicamente a los más pequeños, pequeñísimos del hogar, que reírse algo se ríen. Aquellos que vayan buscando un guión ingenioso, buenos diálogos o estupendas interpretaciones saldrán más que descontentos al encontrarse con un trabajo rutinario en el que ni siquiera Robert Downey Jr. puso un poco de gracia o improvisación fumándose unos chinitos. Demasiado buen reparto de secundarios, para tan poco arroz.


Por lo menos la película clama al cielo contra la experimentación con animales, y yo ahí les aplaudo. Recomendada para integrantes de Greenpeace.

 

Puntuacion