Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Click

Duración

107min

Dirección

Frank Coraci

Guión

Steve Koren, Mark O'Keefe

Reparto

Adam Sandler, Kate Bekinsale, Christopher Walken, David Hasselhoff, Henry Wlinker, Sean Astin,

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Click
Autor: bronte
Fecha: 29/07/2006.
Póster Click

Click

Digerido por bronte

Vayan lo que vayan buscando, se verán ustedes soprendidos y/o decepcionados. "Click" se promociona como una comedia, pero tengan ustedes por seguro que a no ser bajo los efectos de algún estupefaciente, será muy difícil que suelten una mísera risita. El bajo nivel de los gags, prácticamente inexistentes, se ve afeado por los tres o cuatro chistes manidos y mediocres que pasan por ralentizar el bamboleo de los pechos de una corredora y gracietas del mismo pelaje.

Lo que podría ser un punto de partida bastante lucido, se pierde en un guión que se ahoga en la falta de originalidad. Un padre de familia, agobiado por conseguir el éxito profesional, descuida a sus retoños y esposa. Una noche, enrabietado ante la incapacidad de acertar entre los 30 mandos a distancia que pueblan su casa, sale a la búsqueda de un mando universal que le quite un poco la angustia. Probablemente, por allí anochece muy pronto, pero si no es así, lo único prácticamente aprovechable de todo el filme es comprobar las bondades de la liberalización del horario comercial, porque según parece, uno sale de casa a las diez de la noche, y todo se lo encuentra abierto.

En unos grandes almacenes, nuestro protagonista va a dar con un personaje extraño, interpretado por Christopher Walken, cómo no, y éste le vende un supermando, del cual  Adam Sander no tardará en descubrir que actúa sobre la propia vida, y no sobre los ingenios electrónicos. Si el perro ladra, se le baja el volumen; si hay que recordar algo, se pulsa el "pause" y se busca el capitulo del dvd/vida requerido, y así un sinfín de funciones, que en teoría hacen gracia, pero no.

La sorpresa viene a mitad de la cinta, cuando de ser una comedia lamentable, pasa a ser un dramón de dimensiones épicas inesperadas. No más risas, sólo estupefacción. Como si hubieran querido repetir "Que bello es vivir", pero a cargo de monos chimpacés. Sin querer adelantar acontecimientos, sólo les diré que la vida del protagonista se convierte en un infierno tan triste, que el espectador con estructuras mentales relativamente sanas no sabrá a lo qué atenerse, porque ¿a qué viene esto? Viene fundamentalmente a resaltar de manera vil la moralina de la película: la familia es lo primero y basta ya de tanta competitividad y tanta preocupación por generar dinero. Sin embargo, no hacía falta hacerlo tan chapuceramente.

Paralelamente al visionado de la película, yo no salgo del otro estado de estupefacción causado por la revisión de la ficha técnica: Frank Coraci es el director de "El cantante de bodas", también protagonizada por Adam Sandler, y película deliciosa, y los guionistas, Koren, y O'Keefe, son responsables de la estupenda "Como Dios", así que, a primera vista, imposible discernir cómo profesionales tan meritorios perdieron el norte creando este híbrido bastardo que se dirige hacia ninguna parte.

Adam Sandler pasa sin pena ni gloria, posiblemente eclipsado por Kate Bekinsale, otra de esas actrices que entran dentro la clasificación de "garbancita", con su aspecto de "ay, qué me voy a romper y lo sé" en cada plano. Christopher Walken se limita a repetir aquello por lo que le suelen pagar, y a nivel de reparto el único reseñable es David Hasselhoff, finalmente resignado a ser un ídolo de frikis y frikeando sin igual en su intervención.

Recomendada para fanáticos del mando a distancia, claro. Puntuacion