Ficha

País

USA

Año

1985

Título original

Rambo: First Blood Part II

Duración

94min

Dirección

George P. Cosmatos

Guión

Sylvester Stallone, James Cameron, Kevin Jarre

Reparto

Sylvester Stallone, Richard Crenna, Charles Napier, Steven Berkoff

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Rambo
Autor: sensillo
Fecha: 03/08/2006.
Póster Rambo

Rambo

Digerido por sensillo

¡Pero qué malvados eran los rusos hace veinte años! Por aquel entonces, los caracteres cirílicos tenían su equivalente en la lengua de Mordor. Estaba claro que a la película preferida de Ronald Reagan le iba a caer una buena lluvia de collejas, si bien es cierto que casi todas ellas provienen de gente a quien no les gusta el cine de acción.

“Rambo” es simple como el mecanismo de un sonajero. Los personajes son planos, las situaciones inverosímiles y las interpretaciones poco convincentes. A pesar de todo ello, el guión del siempre eficiente James Cameron funciona a la perfección. “Rambo” no es sólo un icono rancio de los 80, sino que también es un nada aburrido espectáculo de acción.

Por si aún hacía falta presentar al protagonista, Sylvester Stallone encarna a un condecoradísimo veterano de la guerra de Vietnam que cumple prisión debido a un desafortunado intercambio de pareceres con el sheriff de un pueblo, peripecia que ya vimos en la primera parte, "Acorralado". Encuentra la ocasión de eludir su condena si acepta participar en una peligrosa misión en territorio hostil: hallar la evidencia de prisioneros de guerra americanos en suelo vietnamita. Y allí se dirige el bueno de Rambo, dispuesto a no dejar títere sin cabeza si es menester. Lo que sigue es el deceso de una cincuentena de malos muy malos, entre tiros, cuchilladas, explosiones y algo de improvisación. Como la oposición de un ejército combinado de vietnamitas y soviéticos que no tenían en ese momento nada mejor que hacer era demasiado poca, las cosas se complican porque los malvados burócratas de Washington se empeñan en que la misión no llegue a buen puerto. Y con esa excusa se le van dando pequeños descansos al pirotécnico del estudio, para que se fumase algún cigarrillo que otro. Que por aquel entonces se podía.

“Rambo” es una película que va al grano, de aquellas que se hacían cuando el cine de acción no se veía obligado a copiar a “Matrix”. Rodada con eficiencia, vista hoy en día es un descanso ante el empacho de efectos de cámara a que nos acostumbran últimamente, y que sólo tendría sentido de ofrecer algo novedoso que realmente mereciera la pena.

Stallone era por aquel entonces un guionista de agudo sentido comercial, al margen de otras virtudes no universalmente reconocidas. Como actor, sin embargo, aún le faltaba mucho rodaje, lo cual impidió que fuera perfecto como Rambo.

De obligado visionado ahora que estamos con aquello de la recuperación de la memoria histórica a vueltas. Yo me he sentido transportado de nuevo a los tiempos del Spectrum 48.

En definitiva, una peliculilla que con sus muchas limitaciones consiguió crear un icono.

Recomendada para los que se van al monte sin camiseta. Puntuacion