Ficha

País

Japón

Año

2004

Título original

Marebito

Duración

92min

Dirección

Takashi Shimizu

Guión

Chiaki Konaka

Reparto

Shinya Tsukamoto, Tomomi Miyashita, Kazuhiro Nakahara, Miho Ninagawa

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Seres extraños
Autor: malabesta
Fecha: 07/08/2006.
Póster Seres extraños

Seres extraños

Digerido por malabesta

Aunque el título de la película, "Seres extraños", hace referencia a los misteriosos habitantes de una red de túneles enterrados bajo Tokio y probablemente todas las grandes urbes del mundo, yo bien creo que los seres realmente extraños son los que habitan la superficie de la ciudad, porque sólo en Japón (y otros países del Oriente como Corea del Sur) una producción como ésta puede llegar a ser vista por más de seis personas, siendo dos de ellas un psicólogo y un juez.

El protagonista de "Seres extraños" es Shinya Tsukamoto, director y guionista también de "Tetsuo", y el que haya visto ésta (o leído nuestra maravillosa critica, que es como verla pero sin las partes malas), se hará una idea de por dónde van los tiros. Aunque muy lejos del bizarrismo y la vanguardia de pastelito que lucía Tsukamoto en su película digamos que seminal, en "Seres extraños" se hace gala de esa ausencia de sensibilidad que parece tener el habitante oriental medio, lo que permite que en su cine se luzca una crueldad y se enseñe una casquería que al público nativo no le corta la ingestión de palomitas, mientras que en Occidente las mismas escenas suelen más bien provocar que el flujo de éstas se invierta.

La película fue rodada completamente en ocho días, y ello se hace evidente principalmente en la ausencia de guión. La cosa empieza como una película de terror más o menos convencional, en la que un reportero (Tsukamoto) graba el barroco suicidio de un hombre. Obsesionado con la expresión de terror absoluto del muerto, intenta averiguar el por qué de ese miedo, lo que de una manera un tanto casual lo lleva al subsuelo nipón, donde una raza de subhumanoides llamada Deros sobrevive. Dobla una esquina, y se encuentra a una mujer encadenada, la recoge y se la lleva a casa, dónde descubre que ella sólo se alimenta de sangre, lo que hace que cambie su obsesión del muerto a la inquilina, y la película de terror a las historias de amor malsano al estilo de "La isla". Pero de repente, empieza a parecer que todo está en la imaginación del protagonista,y la realidad y su paranoia se confunden, para alegría y jolgorio del espectador, que se pregunta ya si no será que han puesto la película del revés.

A mucha gente este sentimiento de confusión le encanta, y ellos disfrutarán de la película; no obstante aquellos que pidan algo de conexión entre escenas, no creo que disfruten. La dirección y el montaje se ajustan también a la máxima de los ocho días. Como el protagonista es cámara de profesión, gran parte de la película está rodada desde el punto de vista de su propia cámara, a la que nunca se le acaba la batería. Todo ello está mezclado con escenas que claramente son fruto de la fantasía de los personajes, pero sin ningún tipo de distinción con las, digamos, "reales", y acompañado por el monólogo interno del personaje principal, casi único diálogo de la producción. Aunque Takashi Shimizu como director es al menos competente, como lo demuestran su exitosa "La maldición" y su remake americano, en "Seres extraños" uno podría pensar que estaba bajo la influencia de algún psicotrópico, o que al menos la ensaladilla le había sentado mal, por lo que nada en la película está pensado para un público cuerdo.

Los protagonistas, Shinya Tsukamoto y Tomomi Miyashita (la mujer que el protagonista adopta) tienen un estilo muy propio del terror de los sesenta, que más encajaría en una película de Jesús Franco que aquí, aunque la verdad es que sus papeles no dan ni para el envoltorio de un chicle. Tsukamoto se pasa la película con cara de póquer y envuelto en un monólogo de palabrería vacía mientras que Miyashita tiene un personaje que lo único, y digo lo único, que hace es arrastrarse por el suelo y chupetear sangre en escenas de clara alusión sexual.

En fin, háganme caso, huyan. Sólo recomendada para los que la vayan a entender, ya sea porque tienen un pasado vampírico, han vivido toda su vida en el subsuelo o se han dado un golpe en la cabeza recientemente.
 
Puntuacion