Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Nacho libre

Duración

100min

Dirección

Jared Hess

Guión

Jared Hess, Jerusha Hess, Mike White

Reparto

Jack Black, Ana de la Reguera, Héctor Jimenez, Richard Montoya, Peter Stormare

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Super Nacho (Nacho libre)
Autor: bronte
Fecha: 2006-08-20.
Póster Super Nacho (Nacho libre)

Super Nacho (Nacho libre)

Digerido por bronte

Jared Hess es otro de esos directores que requiere de sus espectadores una sensibilidad especial. Al igual que Wes Anderson, este joven cineasta muestra sus propuestas cómicas a través de un surrealismo postmoderno que no está al alcance de todo el público. Si Wes Anderson es más sofisticado, Hess es más esperpéntico; si el primero es más ácido, el segundo es sin lugar a dudas más tierno. Así que el primer filtro para ir o no a ver esta película es que les haya gustado o no "Napoleón Dynamite", porque "Supernacho" no puede negar que es del mismo equipo creativo.

El tradicional esquema de la historia de auto-superación con un buen fin se retuerce aquí hasta alcanzar el grado grotesco, no mucho más allá de lo propiamente grotesco del wrestling. El fraile-cocinero de un orfanato mejicano tiene como pasión oculta la lucha libre, y no triunfará en el ring hasta entender que Dios sólo le ayudará si emplea sus desvelos, también en la lucha, en el bien de los huérfanos. La sinopsis ya en principio denota la inocencia de la trama que a ese nivel es accesible a todos los públicos, pues en nada ofende, ni en nada cruza la raya. Aunque haya que reconocer que es muy posible que los mejicanos no estén muy de acuerdo con esta producción, por la belleza media que el filme muestra del país. Pero que no se preocupen. En "Napoleón Dynamite", también parecían algo cortos todos los adolescentes de Idaho, y aquí no ha pasado nada.

En todo caso hay que reconocer que Méjico es un país que se presta para el esperpento colorista (es un país muy colorista, eso es indiscutible) y Jared Hess es capaz de aprovechar esa circunstancia para mostrar un mundo algo alternativo, paralelo o como ustedes lo quieren llamar. En todo caso un mundo que no se parece nada a lo que tenemos por aquí, pero capaz de crear la hilaridad a través de la más absoluta ternura. Bueno, no se parece en nada salvo en la frase "para triunfar hay que tener contactos políticos", que ahí sí que habrá codazos en el patio de butacas español.

La película, en la línea del humor "offside" de su director, está lleno de pequeños detalles, en muchas ocasiones imperceptibles si no se está atento, y sobre todo, fuera del canon. Gracias a la colaboración de Jack Black, un cómico brillante, Jared Hess consigue una hora y media de hilaridad absoluta para sus seguidores, entre los que me encuentro. También de Jack Black, un actor que literalmente no tiene vergüenza y que posiblemente recoja el testigo de Jim Carrey, sin tanta espectacularidad física, pero con una vis cómica innegable.

Una película pintoresca, folclórica, bienintencionada, farsesca y muy divertida. Recomendada para amantes del humor amarillo de otras latitudes. Puntuacion