Ficha

País

USA, Francia, Italia, Alemania

Año

1995

Título original

Cutthroat Island

Duración

119min

Dirección

Renny Harlin

Guión

Robert King, Marc Norman

Reparto

Geena Davis, Matthew Modine, Frank Langella, Maury Chaykin, Patrick Malahide

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La isla de las cabezas cortadas
Autor: bronte
Fecha: 24/08/2006.
Póster La isla de las cabezas cortadas

La isla de las cabezas cortadas

Digerido por bronte

Esta película es el ejemplo perfecto de la capacidad mimética (del latín "moni de repetitione") de nuestras sociedades. Un buen día alguien dijo que "La isla de las cabezas cortadas" era la peor película de la historia, y no sólo fue un sonoro fracaso comercial, sino que diez años después, hay quien sigue repitiendo el mantra como si le fuera la vida en ello. Yahora yo digo desde el púlpito que aquí se me ofrece: no es la peor película de la historia. De hecho, tiene mejor cinematografía que "Tacones lejanos", más coherencia en el guión que "Hable con ella", los actores son mejores que los de "Carne trémula", y es más corta que "Volver". Hay veces en las que ya no se sabe qué quiere la gente.

"La isla de las cabezas cortadas" cometió, como ustedes probablemente sabrán, un fallo capital: situó como protagonista de acción a una mujer. Lo nunca visto. Una mujer pirata. Eso no podía funcionar, porque el público no estaba preparado para aquel entonces para una apuesta tan arriesgada. Buena teoría, sino fuera porque en el año 1995 ya habíamos visto n heroínas de acción, y en el caso del pirateo, Jean Peters, de la mano de Jacques Tourner ya nos había demostrado lo que vale un peine en "La mujer pirata". Así que tan ricamente se nos ha desmontado toda la teoría de por qué este filme concitó tantos odios. A no ser que el público de mediados de los 90 fuese infinitamente más retrógrado que el de 1951, posibilidad también a tener en cuenta.

Quizás, lo que no se perdonó es que Geena Davis diera tanta volterera arriba y abajo, sin verse en la necesidad de mostrar su lado más femenino embutida en corsets, o sobre todo, que no mostrase lado femenino en absoluto. Por femenino entiéndase aquí las consabidas artes de seducción, aleteo de pestañas, y recursos similares. Geena Davis era una aprendiz de capitán con un objetivo claro en su vida: vengar a su padre y conseguir el tesoro, y si de paso se podía beneficiar a Matthew Modine, mejor que mejor, pero sin perder de vista su auténtico norte, el dinero. Y, mis queridos lectores, aquí topamos con el origen de las iras de nuestro moderno público: una mujer volcada en su carrera profesional, cuya vida sentimental relega a un segundo plano. Grave error.

De haber abandonado todo la Capitana para salvar la vida de su mancebo, el despecho no hubiera llegado tan lejos. Pero está claro que al personaje de Geena Davis lo que más le importa incluso más allá del cartel del "The end" es el oro. Y si esto está mal visto en un hombre, ya se pueden imaginar en una mujer. Y aquí se acaba el misterio de "La isla de las cabezas cortadas". Alrededor de esta intriga de crítica y taquillas, no hay más que una película de piratas bastante clásica en su desarrollo, un tanto amenizada por una historia de aprendizaje en la que el personaje femenino ha de crecer profesionalmente hasta ser aceptado por su tripulación, un par de castos besos, y mucha, mucha, mucha acción. Nunca un tesoro requirió tanta explosión imposible. En esta película explotan hasta las palomitas, lo cual se hace en ocasiones excesivo. Al igual que las escenas de lucha y/o acrobacias, en gran parte intepretadas por la misma Geena Davis, con el resultado mejorable que se puede suponer.

Una película relativamente bien vestida que recupera los tonos rojizos propios de las producciones piratas y que viene a ser el émulo del cine de acción de los 80 pero en femenino y en más de época. En serio que no era para ponerse así. Recomendada para gente con pata de palo con encaje. Puntuacion