Ficha

País

Francia

Año

2005

Título original

Les chevaliers du ciel

Duración

102min

Dirección

Gérad Pirès

Guión

Gilles Malençon

Reparto

Benoît Magimel, Clovis Cornillac, Géraldine Pailhas, Philippe Torreton, Alice Taglioni

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Héroes del cielo
Autor: bronte
Fecha: 28/08/2006.
Póster Héroes del cielo

Héroes del cielo

Digerido por bronte

Iba a comenzar esta crítica diciendo "El horror. La pesadilla de cualquier cinéfilo: Los franceses haciendo una americanada". Pero en esto, consulto la información promocional con más calma y descubro entre ayes de terror que "Héroes del cielo" está basada en el comic del mismo autor de... ¡"Blueberry"! De vivir en el SXIX no duden que echaría mano de mis sales al revivir en mi mente aquella sesión espantosa que aún se bate en franco duelo sobre si es la peor película que se ha visto en esta página. Pero como estamos en el SXXI, me agarro bien a la mesa y me aguanto. Como yo no me he leído ningún comic de Jean-Michel Charlier, confesaré que en principio parecía que era culpa de Jan Kounen, que en su "Blueberry" había concitado a todas las bestias del infierno de los cineastas mediocres para hacer una película intragable. Pero después de ver "Héroes del cielo", una de dos, o las historias dibujadas de Jean-Michel Charlier apestan, del verbo apestar pero de verdad, o muy mala suerte tiene el malogrado comiquero con el tema del cine.

Si el espectador nota cierta gazmoñería a la hora de confeccionar el plano, no dude que esto es herencia directa del cómic. El intento de reproducir fielmente las viñetas originales dan lugar a una incapacidad endémica para crear situaciones en las que haya más de dos personajes, limitándose la cosa a planos muy cortos en los que prácticamente sólo se ven los bustos de los dos personajes de turno, infinidad de imágenes repetidas en las que o bien aparece una mujer de perfil con unos tacones imposibles, o bien se ve la cabina de los pilotos siempre desde la misma perspectiva... En definitiva, una iteración estomagante de planos nulamente dinámicos. Eso sí, las imágenes propiamente de vuelo harían ponerse verde de envidia al mismísimo Howard Hughes, pero el director es lo suficientemente malo como para, uno, no saber distribuir las escenas de acción de manera que no se hagan cansinas, y dos, no saber dar nuevos enfoques como para que no parezca siempre la misma escena de acción.

Podría intentar resumir el argumento, pero prefiero quedarme en que es una copia mala, malísima y pésima de "Top gun". Es verdad, que incluso después de decir esto podría aún así intentar resumir el argumento, pero posiblemente algún lector se quedase con la idea de que no lo he entendido, cuando lo cierto es que no hay quien lo entienda. Pese a todo ello, para que vean que estuve atenta, les desgajo algunas perlas, todas ellas sin conexión, aviso. Dos pilotos de élite franceses derriban un avión, pese a las órdenes de no responder, y eso que les iba a atacar. Luego se descubre que el avión era de los suyos. A partir de aquí se desarrollan dos tramas paralelas que interseccionan sin que nadie pueda llegar a saber de qué manera. Por un lado están los terroristas islámicos, que quieren robar aviones franceses, que va a resultar que son los mejores del mundo (en esta trama aparece incluso una traficante internacional de armas que en el doblaje español parece la abuela Cebolleta), y por el otro lado, está una carrera ilegal con cazas que los franceses montan en disputa con los americanos para que no sé qué comprador decida, como Don Hilarión, cuál de los le gusta más. Entre escena de vuelo y escena de vuelo, aparecen desarrolladas estas tramas de manera tan incomprensible, que si en esos momentos hubiera aparecido en plano un chino vendiendo rosas en su lengua natal, el resultado hubiera sido semejante.

Un pequeño párrafo ahora para alertar sobre lo terrible de la evolución de la historia básica, que consiste en el oprobio del pobre piloto inocente, que es acusado falsamente de haber matado a un piloto francés a sabiendas, pero que él es inocente, y que luego para que haya trama de amor, se empieza a besar con una de manera sorpresiva; lo torpe de la construcción de la pareja protagonista, en la que el gracioso es de esos que merece que le caiga un piano encima cuando va de "promenade" por la calle, o lo terrible de la planificación del último giro argumental, que como el resto de la película, tampoco se entiende. El bigote del protagonista, que parece el de Hercules Poirot, tampoco tiene desperdicio.

Llegados a este punto, también podría decir algo como: "no se preocupen, es mala, pero uno puede disfrutar del espectáculo de semejante bochorno siempre que se lo tome con buen humor". Pero la película resulta tan ofensiva en algunos aspectos, que no. No sólo por el etnocentrismo tan típicamente francés, que muestra a todos los no galos como deficientes mentales. Habría que ver qué piensan los libios de su aparición en el filme, que sólo faltó que les pusieran una ensaimada en la cabeza. Pero sobre todo, habría que ver qué piensan las mujeres, y sobre todo las mujeres americanas, de la manera en que están reflejadas en esta cinta. Y aquí me despacho: a la base aerea llega una capitana americana tipo "intercambio veraniego". Por supuesto es "morena", porque para blancos de ojos azules ya están todos los franceses de la película. La capitana americana ocupa sus horas despatarrándose en el gimnasio para que el gracioso de la película pueda hacer todo tipo de comentarios machistas y denigrantes (en especial para él mismo). Cuando el "gracioso que te desternillas" le pregunta "cómo es posible que se abra tan bien de piernas" (sic), la nada más y nada menos que capitana del ejército americano contesta: "De joven trabajé bailando en un bar", y ahora agárrense, añade "Es lo que hacen las chicas americanas para pagarse los estudios". A ver ahora quién tiene cara para decir que los estadounidenses reducen al resto del planeta a un estereotipo. Yo semejante tontería jamás la he escuchado en ninguna película americana. Por si esto fuera poco, luego, y que se desplome el cielo sobre mi cabeza si miento, luego, la capitana americana, insisto, capitana,... ¡hace un número de streap-tease para los franceses de la base!... ¡y las militares francesas corean!

No me quiero extender más. Finalizaré sollozando amargamente: ¡Mucho me duele la parte de mis impuestos que han financiando "esto"! Punto. Recomendada para francófilos, que anda que... Puntuacion