Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

My super ex-girlfriend

Duración

95min

Dirección

Ivan Reitman

Guión

Don Payne

Reparto

Uma Thurman, Luke Wilson, Anna Faris, Eddie Izzard, Rainn Wilson, Wanda Sykes

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Mi súper ex-novia
Autor: bronte
Fecha: 20/09/2006.
Póster Mi súper ex-novia

Mi súper ex-novia

Digerido por bronte

No se crean ni por un momento que esto es casual. Es debido a la profundísima crisis (con vista a aposentarse en los abismos abisales) de identidad en la que se hundiendo el mundo occidental que podemos ver productos de este tipo. Desde "Los Increíbles" perdiendo su trabajo, hasta Metrópolis preguntándose si realmente necesitaba a Superman, estamos inmersos en un continuo replanteamiento de nuestros valores. Occidente ya no tiene tan claro cuál es el bien y cuál es el mal como solía tenerlo antaño, y por ello se atreve a desproveer a sus héroes de su halo mítico y los arrastra por el fango y por donde haga falta para dejar claro que no está nada claro quién es el bueno o quién es el malo, lo que viene significando más o menos que tampoco sabe si él mismo, Occidente digo, es el bueno o es el malo.

Dentro de esta corriente, tan legítima como cualquier otra (pero ciertamente reveladora), se sitúa "Mi super ex-novia", una comedia romántica donde la baza principal es contemplar la vida sentimental de una superheroína. No sólo se le arrebata al superhéroe su halo semidivino introduciéndolo en temáticas más que humanas, sino que además se le presenta como un humano harto defectuoso. Esta G-Girl interpretada por Uma Thurman es una neurótica, histérica, y con muy malas pulgas, personaje que da lugar a una comedia romántica donde todos los clichés del género son subvertidos para que el vehículo de amoríos y sonrisas funcione.

Matt Saunders (Luke Wilson) conoce a una chica en el metro, Jenny, (Uma Thurman) con la que empieza a intimar. Tiempo más tarde se dará cuenta de que a quien realmente ama es a Hanna (Anna Faris), pero lamentablemente, Jenny, que a la sazón es G-Girl, va a utilizar sus superpoderes para vengarse de su ex-novio. También pulula por la historia un supervillano graciosamente interpretado por el cómico británico Eddie Izzard, y llamado Proffesor Bedlam. Asimismo hay un alivio cómico bastante decente, sobre todo por lo breve, interpretado por Rainn Wilson, y amigo del protagonista masculino. La trama es relativamente original con respecto a este tipo de películas, y desde luego resulta mucho más cómica que romántica. De hecho hay dos o tres momentos donde hay que reírse en virtud del humor de situación que Don Payne ha sabido escribir. Pero es que claro, estamos hablando de un guionista de "Los Simpson" y eso merece una reverencia aunque este trabajo se quede muy lejos de sus participaciones en la mítica serie.

Otro de los alicientes de la parte de comedia de la película es Luke Wilson, cada vez más abotargado, pero quizás por eso mismo desarrollando una efectiva personalidad cómica. Los tres actores masculinos resultan divertidos, y las dos protagonistas femeninas cumplen sin ser en ningún momento desternillantes. Pero lo mejor de la película sin lugar a dudas, es que más allá de girar sobre sí misma (como hacía por ejemplo "Los Increíbles" y factor por el que resulta tan aburrida), es capaz de hablar de la vida corriente y moliente de los superhéroes, sí, pero integrándola en una historia sobre otra cosa, y no volviendo una y otra vez a lo mal que lo pasan esos superhombres y mujeres al ponerse las mallas los lunes por la mañana. Aquí tenemos una historia de amor y celos, con el tema del superhéroe derribado de fondo, lo que sin lugar a dudas, a efectos generales lo hace una película más interesante desde un punto de vista de construcción, que todas las entregas que hemos estado recibiendo anteriormente sobre el mismo tema.

La dirección, obra de Ivan Reitman, responsable de algunas de las comedias de Schwarzenegger como "Poli de guardería" o "Junior", es ágil y fluida, y a veces denota una gran habilidad a la hora de conseguir el humor a través de la colocación de la cámara y el tempo de la propia secuencia. Así que no me queda más remedio que felicitar también al encargado del montaje. Película para ir el sábado por la tarde si no se tiene nada mejor hacer. Divertidilla pero no superdivertida.

Recomendada para Superchero. Qué malo. Puntuacion