Ficha

País

USA, UK

Año

1985

Título original

Young Sherlock Holmes

Duración

109min

Dirección

Barry Levinson

Guión

Chris Columbus

Reparto

Nicholas Rowe, Sophie Ward, Alan Cox, Anthony Higgins, Roger Ashton-Griffiths

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El secreto de la pirámide
Autor: bronte
Fecha: 26/09/2006.
Póster El secreto de la pirámide

El secreto de la pirámide

Digerido por bronte

Me meso los cabellos. ¿Quién puede considerar "El secreto de la pirámide" una película mediocre y olvidable? Lo olvidable está muy en entredicho pues se trata de un filme que marcó la niñez y entrada en la adolescencia de muchos cinéfilos. Definirla como mediocre no es más que otro indicio de que "el apocalipsis va a llegar". "El secreto de la pirámide" no es sólo una aventura detectivesca. Es la "aventura detectivesca". Y ¿por qué digo esto? Porque en esta cinta no sólo hay que seguir las pistas para descubrir al culpable; es que además, en un ejercicio delicioso de metareferencialidad, el espectador también ha de seguir las pistas que durante toda la cinta indican quién será el Sherlock Holmes adulto: por qué viste cómo viste, por qué toca tan mal el violín, por qué su adjetivo favorito es "elemental", por qué jamás sustituye la razón por la pasión y otras cosas que no desvelaré para no quitar ni un ápice de encanto a este notable filme. Una precuela en toda regla, mucho antes de que George Lucas desgraciara su trilogía.

Será que nuestra cultura cada vez desprecia más el noble arte del razonamiento y la deducción por lo que productos así no son tenidos en cuenta. Pero para los amantes de las secuencias lógicas, Sherlock Holmes es una especie de mito que en esta cinta tenemos la oportunidad de ver gestándose. Su amistad con Watson (ese ejemplo de "Buddy relationship", y que muchos creen originario de este personaje literario cuando ya lo tenemos en el mismo Quijote), cobra además en esta ocasión un significado especial, pues al ser un filme destinado especialmente al público joven, tiene unas resonancias fuertemente emocionales. La amistad nacida en la educación secundaria entre estos dos personajes, y asunto que retrata esta película, es una amistad adolescente, de esas que jamás van a acabar. Y lo mejor de todo, es que por los libros de Sir Arthur Conan Doyle, sabemos que esto es así. Aunque en esta ocasión Watson tenga quizás más protagonismo, o un protagonismo más consciente que en las obras primigenias.

La película asimismo desarrolla una historia de amor de un gusto cada vez más escaso en nuestras carteleras y con unas implicaciones intensamente románticas, gracias a los bonitos diálogos que Chris Columbus supo escribir también en este aspecto (quien además es el guionista también de "Los Goonies" lo que quiere decir mucho). Claro que en este campo ayuda muchísimo la música de Bruce Broughton, un compositor definitivamente desaprovechado en las grandes producciones. En todo caso, esta subtrama es capaz de añadir al filme un ingrediente de gran impacto emocional. Y si la intriga, las pesquisas, el amor, la amistad no fueran suficientes, ahí está la aventura con dardos alucinógenos, reñidos combates de esgrima y una influencia orientalizante muy propia del momento en que las historias originales de Sherlock Holmes fueron escritas. De hecho, siendo como es una producción Amblin, vease Spielberg, es fácil reconocer el estilo que recordará a Indiana Jones, sobre todo a "Indiana Jones y el Templo Maldito" y habrá hasta quien perciba el homenaje que a E.T. se hace en este filme.

"El secreto de la pirámide" es también una cinta reseñable porque en ella fueron utilizadas por primera vez animaciones infográficas, generadas por ILM. En concreto en la escena en la que un caballero de una cristalera plomada toma vida. Si cuando vimos la película por primera vez aquel momento nos impresionó sobremanera, hay que reconocer que no ha perdido ni un mínimo de impacto, y resiste los embistes de la modernización de los efectos especiales de manera gloriosa. El resto de los efectos de la película alcanzan el mismo estado, y al contrario de lo que pasa hoy en día, ni se hacen cansinos ni excesivos, sino todo lo contrario.

Por último, si alguien considera que "El protegido" de Shyamalan (su película menos buena con diferencia) era radicalmente innovadora, quizás deberían repasar "El secreto de la pirámide" y ser testigos de la reflexión sobre la construcción del héroe y el villano y las relaciones de amor-odio que existen entre ambos. No se me acaban los halagos, pero añadiré que este filme fue de los primeros en contener información después de los créditos, y aún más, diré que ninguna película ha vuelto a utilizar este recurso tan magistralmente como "El secreto de la pirámide" por todo lo que implica esa última escena. Así que no apaguen el reproductor antes de tiempo.

Recomendada para todos, pero sobre todo para niños y adolescentes deseosos de resolver los misterios del mundo. Puntuacion