Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Little man

Duración

97min

Dirección

Keenen Ivory Wayans

Guión

Keenen Ivory Wayans, Marlon Wayans, Shawn Wayans

Reparto

Marlon Wayans, Shawn Wayans, Kerry Washington, Tracy Morgan, Chazz Palmintieri

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Pequeño pero matón
Autor: malabesta
Fecha: 01/10/2006.
Póster Pequeño pero matón

Pequeño pero matón

Digerido por malabesta

Los hermanos wayans, que son un poco como los Baldwin pero en tonto, vuelven a la carga, a cargarse, al género de la comedia. Tras su espantosa "Dos rubias de pelo en pecho", no defraudan a sus seguidores y nos entregan una película  más espantosa aún si cabe. Sobre todo porque, horrorícense, entre el público había gente que se reía.

"Pequeño pero matón" cuenta la historia de Calvin (Marlon Wayans) un ladrón "verticalmente discapacitado" (es decir, debe medir como medio metro) que tras atracar una joyería con su compinche Percy (Tracy Morgan), ha de esconder un enorme diamante dentro del bolso de Vanessa (Kerry Washington) para evitar se cogido por la policía. La única manera de recuperar el diamante es colarse en la casa, haciendo creer a Vanessa y a su marido Darryl (Shawn Wayans) que es un bebe abandonado.

¿Qué mil aventuras correrá Calvin en su nueva encarnación? Ninguna. La película consiste en una ristra de gags con el falso niño como protagonista, porque claro, jamás hemos visto a bebes tener pensamientos y reacciones de adultos. La novedad parece ser que reside en que los chistes son de mucho peor gusto y hacen mucha menos gracia. La mayoría del humor termina siendo físico, de tal forma que alguien termina recibiendo una patada en la entrepierna o Calvin termina lameteando, sobeteando o lo que se tercie a una fémina de buen ver que se encuentre a su alrededor. Por supuesto, cuando los inevitables matones llegan a reclamar el diamante, Calvin se volverá bueno, porque su estancia en la familia le ha hecho comprender el verdadero significado de la Navidad, y pateará el culo de los maleantes, porque claro, jamás hemos visto a un niño defender su casa de unos delincuentes no muy listos.

Más allá de la poca originalidad y de la escasa gracia, llama la atención que en pleno siglo XXI, el protagonista de una película le diga a su mujer, después de endiñarle al niño para que le cambie los pañales, "¡Y no olvides lavarte las manos antes de hacer la cena!". Porque sí, "Pequeño pero matón", por si no fuera poco con tener que verla (y encima pagando), aún pretende aleccionarnos: la eterna mujer trabajadora ha de elegir entre el triunfo profesional o contentar a su marido y darle un crío, y los Wayans nos enseñan que no hay mejor sitio, para la mujer, que el hogar ni trabajo más reconfortante y gratificante que el de criar. Por supuesto, en cuanto ella aprende la lección y decide complacer a su esposo, lo primero que hace éste es largarse a un club de strip-tease. Quiero pensar que, dada la más que escasa calidad de la película en general, los hermanos Wayans cuando hacían estas cosas no estaban prestando mucha atención, o tal vez estaban enajenados por la consunción de alguna sustancia alucinógena.

La dirección es tan mala que en lugar de hablar sobre ella, prefiero que se la imaginen ustedes. Y los actores, baste para describir las cualidades de su protagonista, Marlon Wayans, citar una entrevista suya: "Si podemos hacer de mujeres blancas, ¿por qué no podemos hacer de niño pequeño? Creo que he aumentado mi gama de posibilidades". Efectivamente. La única manera que tiene Marlon de cambiar su registro como actor es a través de los efectos digitales. Por lo demás, lo único que hace es gesticular mucho y enseñar la dentadura, que se queda uno con la duda de si está intentando actúar o lo que quiere es marcar su territorio.

En fin, una nefasta comedia, sólo recomendada para reencarnaciones de Hitler.

Puntuacion