Ficha

País

España

Año

2007

Título original

[REC]

Duración

85min

Dirección

Jaume Balagueró, Paco Plaza

Guión

Jaume Balagueró, Luiso Berdejo, Paco Plaza

Reparto

Manuela Velasco, Vicente Gil, Pablo Rosso, Ferran Terraza, Jorge Serrano

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de [REC]
Autor: farrell
Fecha: 01/12/2007.
Póster [REC]

[REC]

Digerido por farrell

Ángela (Manuela Velasco) es una reportera de un programa de actualidad que se dispone a hacer un reportaje sobre el trabajo que realizan los bomberos con su cámara, Pablo, del que no les puedo decir el nombre del actor pero sí que calza un 43, porque sólo se le ven los pies. En la primera salida de la noche, ellos dos y el resto de personajes de la trama (policías, ancianos despistados, pizpiretas niñas, chinos explotados y hasta un practicante catalán) tendrán que enfrentarse a un terror desconocido en un edificio que ríanse ustedes de los problemas de su comunidad de vecinos…

Paco Plaza y Jaume Balagueró han resultado ser los reyes del cine de terror hecho en España: “OT: La película” da buena cuenta de ello. No, en serio, tomando como antecedentes las anteriores “Darkness” o “Frágiles” y teniendo en cuenta que, nada más estrenarse en el pasado Festival de Sitges, la película que nos ocupa fue vendida a Estados Unidos para que los americanos hagan un remake (con, seguramente, varios millones más de presupuesto y una protagonista con la camiseta más mojada) uno esperaría una de esas películas de género que marcan época. Nada más lejos de la realidad.

En mi opinión, “REC” es una película de terror correcta: si usted va a verla, hágame caso, pasará miedo. Pero nada más. Plaza & Balagueró logran transmitir al espectador ese tipo de terror primario, seco e irracional que hace que nos revolvamos en la butaca y que nuestros abuelos calificarían como propio de las “películas de susto”. Porque en eso se sustenta ésta de la que les hablo, en una serie de sustos basados en los recursos más manidos y previsibles propios de diversos subgéneros del cine de terror, desde la aparición de personas de una manera u otra “zombizadas”, pasando por el uso de la oscuridad como miedo al terror desconocido pero inminente o de ciertos encuadres de cámara, que hacen al espectador preguntarse si al fondo de ese pasillo o detrás de esa puerta se esconde un nuevo terror dispuesto a atacar a esos pobres personajes que sufren más que una mona en un acuario. Teoría del capítulo primero de “Mi primer libro de pelis de susto Chispas”, vamos.

Además, la película adolece de algo que, en mi opinión, marca la diferencia entre una película que da miedo y una gran película de terror: la atmósfera. Quizás debido a su corta duración (dura sólo 85 minutos) o a que la trama avanza un poco a trompicones, el espectador se ve inmerso, sin transición alguna, en un torbellino de sangre, personajes histéricos y sobre todo, muchísimos gritos. Como si los directores quisieran dar miedo y punto, sin más historias ni justificaciones, pasamos de ver a la pobre Manuela Velasco (¡Qué mal lo tuvo que pasar esta mujer haciendo esta película! ¡Y encima antes presentaba Los 40 Principales!) flirteando con los bomberos de la central a pegando alaridos de terror como una descosida. Y hala. Se quedan tan anchos. Porque la explicación a todo este terror que descubrimos en los minutos finales de la película llega un poco tarde, cuando el espectador está ya agotado de haber estado en tensión durante cuarenta minutos y encima sufriendo el modernísimo recurso de la cámara al hombro durante toda la película…

Por supuesto, y como irán ustedes viendo a lo largo de mi carrera de crítico en esta página, creo que Plaza & Balagueró también tienen su talento. Un ejemplo es el hecho del no uso de música en toda la película, resaltando el tono de falso documental y ayudando a la creación de este tipo de terror del que antes les hablaba. Además, la caracterización de los actores es muy sencilla a la par que lograda. Dos directores con una estética clara y mucha imaginación, sí señor.

Recomendada para los fans de “España directo” y para los que les gusta pasar miedo en general…
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion