Ficha

País

USA, Nueva Zelanda

Año

2008

Título original

10,000 B. C.

Duración

109min

Dirección

Roland Emmerich

Guión

Roland Emmerich, Harald Kloser

Reparto

Steven Strait, Camilla Belle, Cliff Curtis, Joel Virgel, Affif Ben Badra

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de 10.000
Autor: malabesta
Fecha: 09/03/2008.
Póster 10.000

10.000

Digerido por malabesta

Mucho se ha dicho de lo mala que es "10.000", pero la cosa no es para tanto. Se trata simplemente de los efectos especiales decepcionantes, las actuaciones de cartón piedra, el guión propio de un niño de primaria y el mejunje histórico con moralina incluida que le dan mala fama al resto de la película.

Una tribu de cazadores de mamuts vive feliz en sus montañas, cuando son atacados -al más puro estilo "Conan"- por unos hombres a caballo que esclavizan a la mayoría de los hombres y secuestran a Evolet (Camilla Belle). D'Leh (Steven Strait) ha de perseguirlos hasta su país natal -sospechosamente parecido a Egipto- a través de selvas y desiertos, para liberar a su pueblo y su amada, que según la profecía traerá la esperanza a los cazadores, que con esto del calentamiento global parece que el negocio del mamut estaba flojeando.

En su camino, D'Leh se encuentra con otras tantas profecías, no menos de tres, que lo apuntan a él como el elegido para ejecutar todo tipo de obras y milagros, mientras Evolet también resulta ser la "única" que todo el mundo estaba esperando para otras tareas. En serio, en "10.000" hay más profecías y adivinos que en una cadena local a altas horas de la madrugada. Dejando de lado esto y las tropelías históricas, el guión sigue teniendo bastantes faltas. Los diálogos y las situaciones son tremendamente artificiales y forzados (esos dos niños que se juran amor eterno a los diez segundos de verse por primera vez), y lo que es peor, termina resultando ciertamente predecible.

Además, Emmerich parece querer quitarle a su película el cartel de entretenimiento vacío a base de cargarla de moral, a grandes rasgos lo de siempre: qué malo es vuelve el hombre cuando pierde el contacto con la naturaleza. Si uno entra al juego de valorar estos aspectos de "10.000", resulta curioso analizar otros mensajes que transmite: un pueblo de bárbaros que aún no conoce ni la agricultura entra en contacto con una civilización que ha dominado la forja, la navegación, la arquitectura, la astronomía y quién sabe qué cosas más. ¿Qué es lo que hacen los protagonistas? Quemarlo todo hasta los cimientos. Desde luego D'Leh habrá salvado a su tribu, pero parece que ha retrasado dos mil o tres mil años la evolución humana.

Mucha rasta y mucha cuenta de hueso, pero parecen más salidos del último desfile rompedor de Jean Paul Gaultier que del neolítico.
Aunque uno esperaría que la película despuntase en lo digital, la realidad es que los efectos especiales de "10.000" dejan bastante que desear, y en la interacción de los actores con las animaciones digitales estas últimas llaman mucho la atención por lo poco naturales que parecen. El diseño de producción tampoco es que sea una maravilla, y pasa lo de siempre: la tribu de D'Leh son salvajes que viven en las montañas, pero las de Beverly Hills, porque allí no hay ni un diente marrón. Mucha rasta y mucha cuenta de hueso, pero parecen más salidos del último desfile rompedor de Jean Paul Gaultier que del neolítico.

Evidentemente la película remonta mucho en las escenas de acción, persecuciones, batallas y demás, y como estos momentos están bastante bien repartidos por todo el metraje, uno nunca llega a aburrirse, a pesar de que las casi dos horas que dura son mucho tiempo para un producto de este pelaje.

En fin, una película mediocre en todos los aspectos. Recomendada para desconocidos de la bañera.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion