Ficha

País

Francia, Georgia

Año

2005

Título original

13 Tzameti

Duración

95min

Dirección

Géla Babluani

Guión

Géla Babluani

Reparto

George Babluani, Aurélien Recoing, Fred Ulysse, Nicolas Pignon

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de 13 Tzameti
Autor: bronte
Fecha: 10/12/2006.
Póster 13 Tzameti

13 Tzameti

Digerido por bronte

Yo reconozco una categoría artística incontestable al cine europeo que me parece a mí que nadie podrá negar, y esa es la de "lo sórdido". La representación de lo sórdido. La misma historia de "13 Tzameti" vista por los americanos será (ya están preparando el remake) sin duda más sofisticada y hasta glamourosa, y en manos de los asiáticos probablemente casquera y salvaje, pero en sus originales planteamientos europeos es tremendamente reflexiva, cruel y sórdida.

El ir a ver o no esta película dependerá en gran medida de las emociones que ustedes estén dispuestos a pasar en el cine. Así que ya les voy avisando: se pasa muy mal. Con un minimalismo meritorio tanto en diálogos como en planificaciones y en localizaciones, el primerizo Géla Babluani nos ofrece un relato en blanco y negro que recuerda en no pocas ocasiones a la "nouvelle vague" con esos primeros planos de miradas perdidas y ambientes suburbiales, pero que también se adentra de manera brillante en el campo del thriller y del horror. Horror humano. Horror ontológico.

Sébastien es un inmigrante que se gana la vida como puede haciendo de obrero ocasional. En una de las casas en las que trabaja descubre que hay la posibilidad de ganar mucho dinero, a cambio de un trabajo que se le ha encargado al dueño del inmueble a través de una carta. Cuando el dueño muere, Sébastien se hace con la carta y decide cumplir él el encargo a pesar de no saber de lo que se trata. La película se recrea la primera media hora en establecer este punto de partida, sin lugar a dudas ocupando una gran parte del metraje para algo que se podría haber solucionado en mucho menos tiempo, pero hábilmente el director emplea este tramo en presentarnos las condiciones de vida de Sébastien y al mismo tiempo, prepara un choque infernal para el ánimo del espectador con respecto a lo que sucederá seguidamente en la trama.

La cinta pasa directamente al género negro, con sus malhechores y sus policías, cuando Sébastien ha de seguir ocultas instrucciones a través de consignas y paradas de tren a destiempo, con objeto de llegar al lugar donde ha de realizar ese trabajo, con el cual, sin lugar a dudas, ganará mucho dinero. El personaje descubre entonces con horror, con el mismo horror con que el espectador accede a la información simultáneamente, en qué consistirá la tarea. A partir de ese momento, el filme se convertirá en un ejercicio de tensión y terror, donde sinceramente lo de menos es el suspense, el gran suspense, y lo de más la pregunta retórica y existencial de ¿cómo es posible que existan cosas así? y ¿hasta dónde puede llegar la degeneración humana?

Gracias a las mágnificas interpretaciones, y a una dirección podríamos decir que cortante, y desde luego que no hace ni una concesión, en la cabeza de la audiencia empiezan a mezclarse términos como "valor de la vida", "dinero", "placer", "juego", "denigración", y al final la película, con "fatum" incluido, ofrece la lectura de una fábula cruel sobre la propia naturaleza humana, muy al modo hobbesiano. Pero, y éste es el mayor mérito de "13 Tzameti", afortunadamente no a través de una aburrida historia de contemplaciones y pedanterías, sino a través de una trama sencilla, interesante y sobre todo muy impactante.

Recomendada para gente que puestos a elegir, se queda con la ensaladilla. Puntuacion