Ficha

País

Rumanía

Año

2007

Título original

4 luni, 3 saptamani si 2 zile

Duración

113min

Dirección

Cristian Mungiu

Guión

Cristian Mungiu

Reparto

Anamaria Marinca, Laura Vasiliu, Vlad Ivanov, Alex Potocean

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de 4 meses, 3 semanas, 2 días
Autor: malabesta
Fecha: 22/01/2008.
Póster 4 meses, 3 semanas, 2 días

4 meses, 3 semanas, 2 días

Digerido por malabesta

"4 meses, 3 semanas, 2 días" es una buena película que cuesta mucho ver. Así que sin duda gustará a aquellos que acostumbran a lavar su conciencia, así en plan catarsis aristotélica, en el cine. Después de una temporada triunfal por Europa, recogiendo premios a brazadas, se ha convertido en una de las grandes ausentes para los Oscar.

Otilia (Anamaria Marinca) es una estudiante universitaria en la Rumania comunista de Ceaucescu, que ha de ayudar a su compañera de cuarto Gabriela (Laura Vasiliu) a abortar, práctica ilegal y penada con cárcel. Para ello han de contactar al sórdido Mr. Bebe (Vlad Ivanov), que será el encargado de la intervención.

Ante todo, "4 meses, 3 semanas, 2 días" es una película realista. Por lo tanto es un drama y no un melodrama, así que no hay en ella grandes pasiones ni destinos aciagos, y todas las situaciones por las que pasan las protagonistas -salvando las distancias políticas- podrían suceder en su barrio. La recreación de la Rumanía de los ochenta es, a ojo de extranjero, impecable. De nuevo, no hay pelotones de fusilamiento, ni policías aporreando manifestantes, ni ninguna otra grandilocuencia, pero no por ello deja de ser omnipresente y opresiva la presencia del régimen.

Además de las evidentes faltas de libertad que dan pie a la historia, pues con Ceaucescu no sólo el aborto era ilegal, sino también los métodos anticonceptivos (que al fin y al cabo dejaban sin futura mano de obra a la maquinaria estatal), en "4 meses, 3 semanas, 2 días" podemos apreciar la uniformidad miserable característica (todos los coches son iguales, y todos destartalados), la paranoia (todo el mundo ha de ir con su carnet a todas partes y para todo), al gran hermano (conseguir una habitación en un hotel es un proceso kafkiano) y al pequeño hermano (las protagonistas han de ocultarlo todo a todos) , además de toda la subcultura de contrabando y delincuencia asociada casi siempre a sistemas totalitarios.

Aunque este enfoque sin aspavientos es una de las mayores virtudes de la película, también supone un problema para el espectador, pues la película no tiene ni ganchos ni artificios para aumentar su interés o implicación en la historia. Pasa lo que pasa y es lo que hay. Está prácticamente rodada en tiempo real, y Mungiu no ahorra silencios,  puntos muertos o escenas aparentemente intrascendentes, que delimitan muy bien el ánimo de los personajes pero pueden resultar insoportables para el espectador que no esté muy motivado.

Al aura realista contribuyen de manera definitiva las actuaciones de las dos protagonistas, que dentro de su papel y de la película son ideales; a pesar del drama propio de una situación como la que describe "4 meses, 3 semanas, 2 días", y que sin duda en manos de muchas otras actrices se traduciría en mucho retorcimiento y primer plano de rostros desencajados, Anamaria Marinca y Laura Vasiliu parecen más querer ocultar sus sentimientos que intercambiarlos por un Oscar.

En fin, una interesante aunque algo árida película. Recomendada para gente con afán alternativo.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion