Ficha

País

USA, Alemania

Año

2007

Título original

88 Minutes

Duración

95min

Dirección

Jon Avnet

Guión

Gary Scott Thompson

Reparto

Al Pacino, Alicia Witt, Amy Brenneman, Leelee Sobieski, Benjamin McKenzie, Deborah Kara Unger, William Forsythe,

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de 88 minutos
Autor: malabesta
Fecha: 15/03/2007.
Póster 88 minutos

88 minutos

Digerido por malabesta

Yo es que me esfuerzo, pero no termino de verle la gracia a una película que se titula "88 minutos" y viene a durar más de hora y tres cuartos. Además es que no salen las cuentas. Quítele usted los créditos, quítele la introducción, quítele el descanso y los tiempos muertos. Incluso con tiempo de descuento ahí los ochenta y pico minutos no aparecen por ningún lado.

Y en general toda la película mantiene además ese tono de pudo ser y no fue. Tiene un reparto más que interesante, una historia más o menos interesante (que podría haber durado menos de noventa minutos) y todos los ingredientes no para convertirse en un clásico, pero para sacar así algo a la altura de "Seven" que al menos entretenga. Pero no. La historia rápidamente se pierde a medias entre un rompecabezas sin sentido o la película que podría haber escrito el gemelo tonto de Andy Kauffman en "El ladrón de orquídeas". Centrada en la figura de Jack Gramm (Al Pacino) un psicólogo forense de fama y éxito, profesor universitario, donjuan y que conduce un Porsche. Con su testimonio se ha conseguido que Jon Forster (Neal McDonough), un famoso y cruel psicópata, se enfrente a la pena de muerte. Pero horas antes de la ejecución, se comete un asesinato siguiendo el mismo modus operandi del asesino en serie en cuestión, y además Jack comienza a recibir una serie de llamadas amenazantes que le recuerdan los pocos, ochenta y ocho, minutos de vida que le quedan.

Qué bien habría ido la cosa si esos ochenta minutos de tiempo diegético fuesen también de tiempo real, a lo "24". Pero no. El guión es bastante endeble, con unos giros que nadie entiende muy bien y unos trucos bastante baratos para mantener la emoción, como puede ser la introducción de personajes que cada vez que aparecen en pantalla ponen cara de malos y tienen actitudes peores, aunque luego no tengan nada que ver con el desarrollo de la historia. Además, el clímax final hacia el que en lugar de caminar se tambalea es un completo ridículo, solucionando los misterios que se han ido planteando de una manera tal que deberá ser ratificada por el Vaticano para que se la crea alguien.

La dirección también parece basatnte insegura, y esto se traduce en una redundancia de planos totalmente innecesaria y que alarga el metraje sin aportar nada. Por ejemplo, si Gramm sale de su coche, no vale que veamos cómo éste se cierra y hace el ruidillo pertinente, sino que vemos como Pacino da un portazo, como se cierra, el ruidillo, un primer plano de la mano de Pacino apretando el botón del mando a distancia, un primer plano del intermitente parpadeando y finalmente un plano general del protagonista con el coche cerrado tras él y un coro gregoriano cantando "Cerratum est, gloria Dei" en la plaza de aparcamiento contigua.

Intenta también compensar el guión poniendo emoción allí donde no la hay. Así cuando Pacino se entrevista con sus alumnos y hace alguna revelación, estilo "desde que desayuno fibra mi regularidad es muy buena", la escena está rodada con infinitos primerísimos planos de los ojos de Pacino y de cada uno de los asistentes a la clase, como si aquello fuese el más emocionante duelo de Leone, cuando realmente no pasa absolutamente nada.

El reparto cumple más o menos, aunque no puede compensar ni de lejos el desproposito argumental y de dirección. La capacidad de Al Pacino es de sobra conocida, pero alguien debería decirle que lo de correr detrás de coches o a esquivar balas estaba muy bien para Sérpido, pero que una vez entrado en los sesenta ya empieza a resultar un poco ridículo. Entre sus alumnos destacan Leelee Sobieski y Benjamin McKenzie (el de "The Orange County"), que poco pueden hacer con sus papeles misérrimos, y su alumna de doctorado es Alicia Witt, que sufre bastante el tiempo que comparte en pantalla con Pacino. El antagonista en la sombra es Neal McDonough, que aunque gracias a su fama televisiva parece que seestá afianzando en el mundo del cine, a mí me sigue pareciendo un Action Man.

En fin, un aburrido thriller que mucho promete y no da nada. Recomendada para gente sin reloj. Puntuacion