Ficha

País

España

Año

2006

Título original

The abandoned

Duración

96min

Dirección

Nacho Cerdà

Guión

Nacho Cerdà, Karim Hussain, Richard Stanley

Reparto

Anastasia Hille, Karel Roden, Carlos Reig-Plaza, Valentin Ganev

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Los abandonados
Autor: malabesta
Fecha: 28/04/2007.
Póster Los abandonados

Los abandonados

Digerido por malabesta

“Los abandonados”, a pesar de estar ambientada en Rusia, protagonizada por actores americanos o checos y de no mostrar a nadie evacuándose en la vía pública, es española. Se dará cuenta el sagaz espectador que sepa percibir las sutiles pistas: antes que los actores o el director, antes incluso que aparezca título, se acreditan a no menos de siete instituciones públicas. Lo cual, además, da una pista de cuál es la política nacional respecto al cine: da igual quién es el director, quién aparece, da igual incluso la película; lo importante es que se vea de dónde sale el dinero.

Al menos en este caso, y como suele ser habitual en producciones de la Fílmax, se percibe en “Los abandonados” cierto afán por hacer cine profesional y no milagros sociales, e incluso intención de que el público vaya al cine por su propia voluntad. Lástima que casi se acaben ahí las virtudes de la película. “Los abandonados” cuenta la historia de Marie (Anastasia Hille), una mujer de mediana edad que vuelve a su Rusia natal a intentar descubrir la identidad de sus verdaderos padres. Esta búsqueda la lleva a la granja paterna, abandonada hace cuarenta años, perdida en lo más recóndito de la taiga, rodeada por un peligroso río y sin conexión a internet. Así que decide pasar allí la noche, y lo que en principio parecía una buena idea, rápidamente se complica cuando Marie comienza a sospechar de que en la casa se oculta algo, aunque sólo sea por las apariciones fantasmales que tratan de asesinarla.

El guión es tremendamente complicado, de esos que tanto gustan ahora, en los que el pasado, el futuro, el presente y el dentro de un ratito se retuercen como Gary Oldman con un apretón, y se entremezclan el mundo de los vivos, el de los muertos y esa dimensión que ocupan Sara Montiel y Marujita Díaz. Así la historia es imposible de seguir hasta el final de la película, en la que supuestamente se nos explica. En todo caso, esto tampoco le afecta demasiado al resultado, pues la mayoría del metraje se va en ver a los protagonistas huir del más allá y una muerte segura a la vez que exploran grutas, casas abandonadas, habitaciones lúgubres y sitios sin alumbrado público en general.

La película es escasa en diálogos, que se suplen con imágenes, de manera que en determinados momentos parece que “Los abandonados” entra una especie de frenesí de planos cortos de los personajes y la escenografía, para que el espectador no pierda detalle. Tampoco es que la cosa se fuese a entender mucho mejor aunque Constantino Romero explicase todo de fondo.

La dirección, a cargo de Nacho Cerdà (cuyo mayor éxito cinematográfico parece haber sido la falsa autopsia del alien de Roswell, que supuestamente fue obra suya), es bastante correcta, ciñéndose al género; Cerdà redunda en los gestos típicos de películas similares, en las que el muerto de turno siempre pasa de lado a lado de la escena por delante de la cámara y por detrás del protagonista, que yo no sé cómo harán todas estas almas en pena para ir al baño cuando no hay ningún inocente delante.

“Los abandonados” se desarrolla casi en su totalidad dentro de la granja de la familia de Marie, pero nunca llega a trasladarse al espectador la sensación de claustrofobia y opresión que estos escenarios tan cerrados suelen provocar. Probablemente sea porque a pesar de que por fuera parece un granero destartalado, por dentro la granja es más espaciosa que el Waldorf Astoria, y uno sólo echa de menos que alguno de los espectros se aparezca en la Suite Elvis.

El reparto de la película está prácticamente limitado a sus dos protagonistas Anastasia Hille y Karel Roden. Como pasa muchas veces, parece que lo más que se le exige es poner cara de susto, gritar y correr mucho, y ambos cumplen más que bien con esas expectativas, aunque tampoco llegan mucho más allá.

En fin, una película de terror bastante normalita, que probablemente gustará a los amantes del género. Recomendada para gente que haya vuelto del más allá. Puntuacion