Ficha

País

España

Año

2009

Título original

Los abrazos rotos

Duración

124min

Dirección

Pedro Almodóvar

Guión

Pedro Almodóvar

Reparto

Penélope Cruz, Lluís Homar, Blanca Portillo, José Luis Gómez, Lola Dueñas, Dani Martín, Ángela Molina, Kira Miró, Alejo Sauras, Rossy de Palma, Tamar Novas

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Los abrazos rotos
Autor: farrell
Fecha: 21/03/2009.
Póster Los abrazos rotos

Los abrazos rotos

Digerido por farrell

Sobre Pedro Almodóvar, ganador de dos Oscars, de BAFTAS, Golden Globes, Césares y creo que un Goya no hace falta hacer ninguna presentación. Mundialmente conocido y reconocido, todo lo que toca desde hace más de veinte años se convierte en oro y tanto su estética como sus guiones como su gusto por los títulos llamativos le han valido un hueco en la nómina de buenos directores de fin de siglo.

Dicho esto, dejar claro que “Los abrazos rotos” es a Almodóvar lo que “Vicky Cristina Barcelona” a Woody Allen: un ejemplo de que la rutina en el arte a veces es mala y de que no todos los artistas van a tener una carrera brillante durante décadas

La película, mezcla de melodrama de Douglas Sirk, película de cine negro y con un toque de comedia almodovariana de los 80, cambia de género unas 20 veces a los largo de las más de dos horas de historia y lo que en manos de otro (Amenábar, por ejemplo) podría haberse convertido en un guión lleno de sorpresas para el espectador resulta aquí un mezcladillo de tramas y géneros que al final provocan que no se haga el suficiente caso a todos los elementos del guión: la historia de amor entre Lena y Mateo queda algo desdibujada, así como el trauma del personaje de Blanca Portillo y el final de Ernesto Martel, que desaparece demasiado abruptamente de las vidas del director y su actriz.

¿Una mala película, entonces? No, Almodóvar tiene tanto oficio y una forma de hacer cine tan llamativa y referencial que aunque la historia no les interese demasiado disfrutarán con la belleza de los encuadres, los decorados de un kitsch cada vez más refinado y los guiños a su propia filmografía.

Porque no se engañen, señoras y señores: “Los abrazos rotos” es un homenaje que Almodóvar se ha dado en un punto de su carrera en el que sabe que ya puede hacer lo que le dé la gana que a la gente le parecerá todo bien. Al recurso del cine dentro del cine que tanto gusta al manchego, a poner fragmentos de sus películas favoritas en sus propias películas, a “copiar” planos y citas de clásicos, se suma ahora el hecho de que Pedro ya se ve con bagaje suficiente para ser objeto de homenaje y la película, amores y desamores aparte, estoy seguro que pasará a la historia como la primera vez que el gran Almodóvar escribió abiertamente sobre sí mismo y habló de él en tercera persona.

Así, se recomienda que no esperen ustedes nada nuevo bajo el sol con “Los abrazos rotos”, ni un gran guión ni unas grandes interpretaciones, pero sí al Almodóvar más refinado y consciente del peso que su filmografía ha tenido en el cine español. Una obra menor que veremos si significa un giro en la carrera del manchego como en su día fue “La flor de mi secreto” o simplemente la confirmación de que a partir de ahora veremos ejercicios estéticos de primer orden, como lo es esta “Los abrazos rotos”, y nada más.

En el reparto, kilométrico, ningún intérprete destaca especialmente por su brillantez. Penélope sale guapísima, pero sin la fuerza estética que tenía la Raimunda y tampoco tan mimada a nivel de guión como lo estuvo en “Volver”. Resultado: alguna escena de casi lágrima en los ojos de las que a ella le sale tan bien y poco más. Lluís Homar, correcto, Blanca Portillo demasiado afectada en las escenas con cierta carga dramática y un invisible José Luis Gómez cierran el cuarteto protagonista rodeado de prácticamente todo el mundo con el que el manchego tiene amistad. Hasta sale el cantante de “El Canto del Loco”.

En fin, un ejemplo de cómo en el cine español también se puede vivir de rentas, más en este caso en el que es evidente que Almodóvar se ha hecho un autohomenaje. Muy bien rodado, eso sí, pero un homenaje.

Recomendada, cómo no, para fans de Almodóvar.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion