Ficha

País

Alemania, Austria, Hungria, USA

Año

2001

Título original

All the queen's men

Duración

99min

Dirección

Stefan Ruzowitzky

Guión

Digby Wolfe, Joseph Manduke

Reparto

Matt LeBlanc, Eddie Izzard, James Cosmo, Nicolette Krebitz, David Birkin, Edward Fox

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de All the queen's men
Autor: bronte
Fecha: 14/12/2006.
Póster All the queen's men

All the queen's men

Digerido por bronte

Corre el rumor apócrifo de que puede que, antes o después, más tarde o más temprano "All the queen's men" acabe estrenándose en España. Dios no lo quiera. Decir que en la segunda guerra mundial Isabel II no era aún reina de Inglaterra, y que por lo tanto el título ya muestra el poco talento de la producción en general, es una crítica de tan alto nivel para lo que se merece esta película, que mejor harán fingiendo que no lo he escrito.

Pueden por lo tanto temerse lo peor. Si el "queen" del título no se refiere a la digna monarca británica, pocas más opciones quedan en una producción tan poco imaginativa que no sea el equivalente de reinona. En pleno conflicto armado cuatro agentes son envíados desde GB a Alemania para hacerse con la máquina "Enigma", aquella que codificaba los mensajes nazis, y sobre la que afortunadamente hemos visto innumerables películas mejores.

Como no se les ocurre nada mejor (a los guionistas) los visten de mujeres, a pesar de que dos de ellos no hablan alemán, y desde luego no tienen en absoluto pinta de mujeres. Y no sólo eso. Parece que Matt LeBlanc es el hombre del mundo con menos posibilidades de travestirse. Tal es la cosa que aunque la información promocional se apoya en ver al pobre Joey Tribbiani vestido de mujer, la realidad es que sale en contadas ocasiones de tal guisa, mientras el resto del metraje se lo pasa marcando paquete para que se vea que es muy hombre.

En todo caso "All the queen's men" como comedia tiene un fallo evidente: no hace un ápice de gracia. En cierta manera al ver esta película se tiene una cierta sensación de ensoñación, como haber comido setas en mal estado, y que en medio de la digestión hubiéramos soñado con un mal vodevil en el que no se han dejado ni un solo cliché. Está el macho, está la espía contacto con decisión, está el viajales que a tres días de la jubilación se sacrifica, está el empollón que casi no aparece, y está Eddie Izzard haciendo lo que mejor sabe hacer: travestirse. Ya lo decía mi abuela: no se puede esperar nada bueno de alguien que ha formado parte de "Blueberry".

Yo lo siento mucho por Matt LeBlanc cuyo caso es bastante llamativo. Siendo como es un hombre bastante atractivo, y con un talento cómico innegable, no se entiende por qué no logra consolidar su status en el mundo del celuloide. Puede que sea la maldición de "Friends" o puede que sea que le elige los papeles un mono chimpancé como parece muy probable. El resto de los actores cumplen de la manera que pueden. Yo diría que dignamente, pero infructuosamente.  

Y no se dejen engañar.  Si entrecierran los ojos, o si se colocan a dos kilómetros de la pantalla hasta puede parecer una película de verdad, pero en realidad, y sin tener ningún fallo estructural aberrante, con ser más o menos formulaica (con lo que es más difícil equivocarse)  ha resultado un conjunto que reúne el mismo interés que la recopilación de las guías telefónicas españolas del año 87. Lástima que una ambientación pasable y una ejecución pseudoclásica se pierdan en un producto que encuentra su mayor fuerte en un humor algo travestífobo (porque me cuesta pensar en a quién le puede hacer gracia hoy en día ver a hombres vestidos de mujeres, con todo lo que hemos visto ya a estas alturas).

Si dudan de la paternidad alemana del invento, fíjense en cómo la película se recrea en retratar la destrucción del país germano y en cómo sufrieron los propios alemanes en la segunda guerra mundial... Y es que claro, si estamos haciendo una comedia, y de paso, como nos cuesta lo mismo, metemos partes bastante serias, o de implicaciones nada graciosas, porque no tenemos presupuesto para hacer luego un drama, al final resulta una ensalada incoherente e indigesta.

Recomendada para gente que no haya visto "Ser o no ser".
Puntuacion