Ficha

País

UK, Francia, USA

Año

2005

Título original

Chromophobia

Duración

137min

Dirección

Martha Fiennes

Guión

Martha Fiennes

Reparto

Damian Lewis, Kristin Scott Thomas, Ben Chaplin, Ian Holm, Penélope Cruz, Ralph Fiennes, Rhys Ifans

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Alta sociedad
Autor: malabesta
Fecha: 16/05/2007.
Póster Alta sociedad

Alta sociedad

Digerido por malabesta

“Alta sociedad” es una de esas películas que más que llegar a nuestras pantallas, han peregrinado hasta ella. Estrenada en Cannes en 2005, aparece dos años después en los cines de España. Dirigida por Martha Fiennes, protagonizada por Ralph Fiennes y con música de Magnus Fiennes, en lugar de haberla dejado como el típico vídeo familiar para espantar a las visitas inoportunas, han decidido compartirlo con el resto del mundo.

La película es una revisión de “Arriba y abajo” pasada por una lente de neorrealismo social y por supuesto, con gran cantidad de personajes cuyas historias aparentemente separadas convergen en un gran final; muy a la moda. Para que se hagan una idea del asunto, quizá baste decir que su título original es “Chromophobia”, que los distribuidores, dobladores o quién sea que hace esas cosas, han decidido cambiar por “Alta sociedad”, para que nadie se tenga que ir a buscar el diccionario.

La original historia divide a sus personajes en dos grupos: los ricos y los pobres. Los primeros son decadentes y superficiales, sólo se preocupan por el dinero, la apariencia y el status mientras que los segundos son tiernos de corazón y luchan por un mundo mejor. Marcus (Damian Lewis) es un exitoso abogado un tanto harto de su vida acomodada, siempre a la sombra de su padre Edward (Ian Hom). Iona (Kristin Scott Thomas) es su insatisfecha mujer, compradora compulsiva, y Orlando (Clem Tibber) es su hijo, el demonio redivivo. Stephen (Ralph Fiennes) es un pasante de arte un poco pederasta y Trent (Ben Chaplin) es un periodista trepa que aprovechará su amistad con Marcus para intentar sacar adelante el artículo que le dé la fama. Al otro lado del espectro social, están Colin (Rhys Ifans), un inseguro y fracasado ex-policía metido a trabajador social, y Gloria (Penélope Cruz) es su primer caso: una madre soltera que se prostituye para alimentar a su hija.

El guión de la película cumple dos funciones para el espectador: hace que se sienta bien por no tener una vida tan miserable como la de Gloria (de la que incluso se puede compadecer) a la vez que le quita la pena por no ser tan rico como los personajes de “gama alta”. El retrato de estos últimos roza lo risible; “Alta sociedad” no sólo no se molesta en intentar explicar por qué los personajes actúan como lo hacen o tienen los problemas que tienen, escudándose en su imagen de “cine realista”, sino que además tiene una tendencia al estereotipo malsano, el del rico decadente que hasta tiene problemas sexuales frente al del buen pobre, por ejemplo.

El continuo salto de trama a trama para dar cabida a todos los personajes deja una película bastante descompensada, que parece olvidarse por momentos de ciertos individuos. Además, como suele ser habitual en este tipo de cintas, a excepción quizá de “Babel”, por ejemplo, el inicio es espantosamente lento, hasta que todos los actores han aparecido en pantalla y sus historias se han echado a andar. Esta pesadez se arrastra por el resto del metraje, que llega a durar más de dos insoportables horas.

La dirección de Martha Fiennes es un poco irregular. Mientras que al principio es bastante efectista, introduciendo a todos los personajes por medio de cambios de escena con contrastes muy grandes, tanto por los juegos de color entre las diferentes escenografías como por la música que acompaña. Además, el montaje de estos primeros minutos es bastante estridente, con unos cambios de plano bruscos e incómodos, cuyo único objetivo parece ser el de llamar la atención sobre la dirección. A medida que transcurre la película, todo se va volviendo más convencional, aunque sin dejar nunca de hacer guiños al gafapasterío con novedosas técnicas visuales, como rodar un anochecer y luego proyectarlo al revés para que parezca un amanecer, o incluyendo canciones de David Bowie (lo mejor de la película), que el pobre no tiene culpa de nada.

Las actuaciones del numeroso reparto están poco más que correctas. Todos lloran mucho, eso sí. Por encima destacan Ian Holm y Ben Chaplin, los más creíbles del elenco, y por debajo llaman la atención Rhys Ifans, que no cambia mucho de cara en toda la película, y Penélope Cruz. Aunque muy transformada físicamente, Penélope es capaz en “Alta sociedad” de reunir en su personaje los peores momentos de la película junto con otros en los que es capaz de hacerle frente a Ian Hom.

En fin, un drama pretencioso de mucho remover conciencias. Recomendada para clases medias. Puntuacion