Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Love in the time of cholera

Duración

139min

Dirección

Mike Newell

Guión

Ronald Harwood

Reparto

Javier Bardem, Giovanna Mezzogiorno, Benjamin Bratt, Catalina Sandino Moreno, John Leguizamo, Unax Ugalde

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El amor en los tiempos del cólera
Autor: farrell
Fecha: 19/01/2008.
Póster El amor en los tiempos del cólera

El amor en los tiempos del cólera

Digerido por farrell

Florentino Ariza (Javier Bardem/Unax Ugalde) y Fermina Daza (Giovanna Mezzogiorno) viven una historia de amor adolescente truncada por las aspiraciones del padre de ella, Lorenzo Daza (John Leguizamo), de casarla con un hombre de posición. Después de llevarse a la chica a las montañas para que olvide a Florentino, aparecerá en escena el doctor Juvenal Urbino (Benjamin Bratt), el candidato ideal, con el que Fermina se casará finalmente. Tendrán que pasar más de 50 años para que los antiguos amantes vuelvan a encontrarse.

Poco queda en esta adaptación de la novela de Gabriel García Márquez. Por no decir nada. La historia de Florentino y Fermina está ahí, sí, como también lo está la ciudad de Cartagena de Indias (nunca explicitada en el libro) y muchos de los personajes secundarios, pero del espíritu del autor colombiano no ha quedado ni rastro. “El amor en los tiempos del cólera” es una obra megalomaníaca y con un punto de folletín del XIX que cuenta la historia de amor, casi épica, de dos personas que durante cincuenta años, y mientras sus caminos continúan por separado, mantienen la creencia de que la vida que tendrían que haber vivido juntos les ha sido arrebatada pero que al final, y después de que las cosas vuelvan a su orden, se reencontrarán a pesar de todo. Y se reencuentran. Esto es una historia de amor y lo demás son leches. Mézclese eso con bien de ambientación tropical, bien de redondez de los personajes (da tiempo de describirlos en profundidad, que son cincuenta años con sus cientos de páginas), bien de pluma florida de un ganador del Nobel, y tendrán una de las mejores novelas en español del siglo XX.

Pero claro, Mike Newell, que aún no ha ganado el Nobel, es un director de estos un poco polivalentes que resulta que le salen comedias románticas bastante bien y supongo que por eso lo habrán llamado, pero que parece que este proyecto se le ha quedado grande. Nada especialmente reseñable hay en esta película que seguro todos habremos olvidado dentro de un par de semanas, aunque no se le puede negar que la factura, ambientación, vestuario etc. son impecables, como típico producto hecho al estilo Hollywood. Porque ellos, los americanos, aunque hagan una cosa mediocre, por lo menos les queda bonita. El tiempo de la narración de la novela, a menudo caótico, se ha cambiando aquí por un tipo de discurrir más lineal y la película es un gran flashback que cuenta por orden cronológico el romance entre Fermina y Florentino y sus posteriores vidas por separado hasta llegar al final, donde retoma con la primera secuencia: el funeral del doctor Urbino. Esta estructura tan lineal violenta el espíritu de la obra y hace que la acción resulte bastante tediosa porque, como dije antes, “El amor en los tiempos del cólera” es un gran folletín y es precisamente esa narración de García Márquez como a grandes pinceladas, a parte de su estilo brillante, lo que aleja a la novela del estilo ramplón de las historias de amor del XIX y la hace genial.

También sale Shakira cantando, algo que estoy seguro que habrá encantado a muchos pero que a mí me pareció un poco de campaña de turismo de Colombia.
Aunque tampoco todo va a ser malo. Newell también nos brinda algún momento de buen cine, como por ejemplo la forma que Fermina tiene de aceptar las cartas de Florentino una vez que su marido ha muerto: la primera la rompe en pedazos sin contemplaciones, la segunda la tira al suelo con rabia, la tercera solamente la arruga para después volver a abrirla…: la puerta del jardín de la casa de los Daza vuelve a abrirse para el enamorado. Y, cómo no, también sale Shakira cantando, algo que estoy seguro que habrá encantado a muchos pero que a mí me pareció un poco de campaña de turismo de Colombia, porque resulta que cada vez que sale una de sus canciones ésta coincide con maravillosas imágenes de las selva colombiana, o de la costa o de la ciudad de Cartagena, en plan, “vengan a visitarnos”.

¿Y qué decir del reparto? Unax Ugalde, que es el típico actor joven español de la nueva escuela, a saber, de los que no tienen sangre en las venas, lleva una nariz postiza para parecerse más a Bardem, porque hacen del mismo pero uno joven y otro menos joven, y eso es lo más reseñable de su interpretación. En cuanto a la del propio Bardem, pone mucha cara de tonto cuando ve a Fermina y poco más. Giovanna Mezzogiorno es tan lánguida que difícilmente les parecerá algo más que una cara bonita en la pantalla, al igual que Benjamin Bratt, que enseña mucha dentadura perfecta made in Hollywood. El resto son relleno que, aunque de altura como Fernanda Montenegro, de poco más sirve que para hacer bonito.

Recomendada para fans de Shakira, de Bardem y de las postales de Colombia.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion