Ficha

País

USA

Año

2008

Título original

Appaloosa

Duración

114min

Dirección

Ed Harris

Guión

Ed Harris, Robert Knott

Reparto

Ed Harris, Viggo Mortensen, Jeremy Irons, RenÚe Zellweger, Ariadna Gil

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Appaloosa
Autor: malabesta
Fecha: 23/11/2008.
Póster Appaloosa

Appaloosa

Digerido por malabesta

Una de las cosas buenas de que las películas del Oeste vuelvan a estar de moda es que por fin se puede deshacer uno del adjetivo "crepuscular" al hablar de ellas. "Appaloosa" es un western de andar por casa, con la única diferencia de que la mayoría de sus protagonistas empiezan a estar un poco mayores para andar por ahí a caballo. Tiene todos los ingredientes: tiroteos, persecuciones, trenes, homoerotismo sublimado, tipos duros, polvo... y ese inevitable y gran duelo final en el que se muestra que la justicia es cosa de hombres y no de abogados.

Virgil (Ed Harris) y Everett (Viggo Mortensen) se ganan la vida en el oeste como defernsores de la ley. El pueblo de Appaloosa vive bajo el difuso yugo -nunca llegan a explicárnoslo muy bien- del ganadero/mineto/magnate Randall Bragg (Jeremy Irons), y pretende encontrar salida a esta situación de la mano de los protagonistas. Casualmente, por allí aparece también Allison (Renée Zellwegger), solícita mujer que pondrá a prueba la relación entre Virgil, Everett, ella misma y todas las combinaciones de los anteriores con estos elementos: Bragg, el pueblo y unos cuantos pistoleros.

En general la película funciona bastante bien, aunque hay momentos en los que se hace pesada. Principalmente gracias a la aparición de Renée Zellwegger. No es el hecho de en casi todas sus películas esta buena mujer parezca padecer algún tipo de reacción alérgica, probablemente de tipo alimenticio, que le hincha la cara y le reduce la capacidad expresiva (a la vez que le da un cierto color extraño); bueno, no sólo es eso. Es que además su personaje es el catalizador de los momentos más parados de "Appaloosa" en los que dos hombres hechos y derechos como Virgil y Everett, que se ganan la vida por ahí matando forajidos, se ponen a hablar de sus sentimientos, intimidades, sueños y esperanzas. No es que esté mal en sí, es que no pega mucho con el resto del metraje. Particularmente porque los diálogos tienen cierta tendencia a convertirse en sucesiones de frases enlatadas de usar y tirar.

Zellwegger se lleva la peor parte[...], y uno nunca termina de saber si realmente es lo que es o una furcia de aúpa.
No es que en el Oeste los hombres no puedan hablar de "sus cosas", pero estas escenas por lo general le ponen freno al ritmo y no terminan de encajar bien, a pesar de que los personajes están bastante bien dibujados. Quizá de nuevo Zellwegger se lleve la peor parte, puesto que aunque el suyo también es bastante sóido, su manera de moverse por la película -y cómo inicia las diferentes subtramas sentimentales- termina por parecer un poco forzada, y uno nunca termina de saber si realmente es lo que es o una furcia de aúpa.

Por otro lado, mientras que los vaqueros protagonistas se dedican a hacer lo que hacen los vaqueros, la cosa cambia. Nunca llega a ser una película trepidante, pero tiene el interés y el encanto del Oeste clásico. Harris y Mortensen dan además muy bien el tipo, y desde luego parece ya que Viggo tienen una cláusula en sus contratos por la que ha de lucir un mostacho tremebundo.

El tercero en discordia es Jeremy Irons, que aquí interpreta a un malo que nunca llega a serlo demasiado -suponemos que hace sus tropelías fuera de plano- y que no termina de ser una presencia demasiado sólida para darle contrapartida a la dureza de los protagonistas. Hay que notar también la fugaz aparición de Ariadna Gil,que bien podría haber interpretado el papel protagonista en lugar de hacer de consorte de Mortensen, y la película hubiese ganado mucho.

En fin, un western entretenido, pero del montón. Recomendada para tramperos en apuros.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion