Ficha

País

Francia

Año

2006

Título original

Arthur et les Minimoys

Duración

102min

Dirección

Luc Besson

Guión

Luc Besson, Céline García

Reparto

Freddie Highmore, Mia Farrow, Ron Crawford, Penny Balfour, Doug Rand

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Arthur y los Minimoys
Autor: bronte
Fecha: 20/12/2006.
Póster Arthur y los Minimoys

Arthur y los Minimoys

Digerido por bronte

Yo creo que hace falta ser muy ridículo para acreditar una película como "Creada sobre el universo de Céline García". Películas mucho mejores e historias infinitamente más brillantes, o ya no tanto, simplemente no así de malas, han sido mucho más humildes solventando la cuestión con un sencillo "basada en la idea original de". Es fácil predecir que un filme con tan poca conciencia de sí mismo, resultará un fiasco de principio a fin. La prueba del nueve radica en que es obra de Luc Besson, el hombre que jamás tuvo una idea original y que basó su carrera en parasitar uno a uno los clichés americanos. En esta ocasión este intento continuo por conseguir la nacionalidad estadounidense, al menos creativamente, se expresa en la ridiculez de ambientar una película 100% francesa en Connecticut. Y con bandera incluida. Ahora eso sí, hay que reconocerle un mérito innegable al filme, y es que el casting es acertadísimo. Cuando quiera usted que su película esté protagonizada por el niño más repipi del mundo no deje de llamar a Freddie Highmore.

Como decía, "Arthur y los Minimoys" está basada en el universo creado por Céline García, sobre el que al parecer Luc Besson escribió ahí unos libros posiblemente de calidad pareja a la de la película. Un universo que valida la teoría del caos en tanto en cuanto desvalija sin piedad, y sobre todo sin vergüenza, todo tipo de películas y tramas, y las reúne todas en una trama inconexa, ininteligible, y hasta cierto punto ofensiva. Obviamente cada uno habrá de hacer la valoración  del contenido, pero, ¿qué tipo de crítica sería yo si no les informase del contenido para que cada uno haga su valoración previa? Lo que más llama la atención de "Arthur y los Minimoys" es su empeño en meterse en andurriales innecesarios que resuelve con prestancia antediluviana. Arthur es un niño con un abuelo explorador desaparecido que ha de introducirse en el mundo de los Minimoys para conseguir un tesoro a fin de salvar su casa de los acreedores. No me pregunten qué pintan allí unos batusis o similares, o por qué el propio abuelo ha entrado hace tres años en el mundo de los Minimoys para encontrar el tesoro que él mismo enterró. Ya les digo que la cosa no tiene ni pies ni cabeza. Y desde luego, invita descaradamente al alcoholismo, porque el abuelo no sólo es presentado como un borrachín, sino que además tenía que estar como una cuba el día que enterró su tesoro si luego necesita adentrarse en un mundo de enanos para reencontrarlo.

Objetivamente la película es sexista. Establece una lucha de sexos entre Arthur convertido en enano saltarín y la princesa minimoy (sí, también hay princesa), ambos niños además,  que siempre se resuelve con la arrogancia de ella seguida por su inexorable fracaso en todo lo que se propone. Menos mal que ahí está Freddie Highmore, repipi incluso en su versión dibujada, que como es niño lo arregla todo de maravilla, mientras la otra tonta menea el trasero y tiene cuenta de que no se le vean los pechos. Palabra. Item más, en la película aparecen unos personajes que parecen directamente sacados de la pandilla de Bob Marley, y uno de ellos le da una calada a un cigarro muy gordo, no sé yo de qué, y luego exclama -¡qué gusto!-. Si esto es talento o imaginación creando historias para niños, que venga J.M. Barrie y lo vea. La manía ésta de Luc Besson de querer estar siempre de rabiosa actualidad le hace perder diez de cada diez veces la perspectiva sobre lo que hace y lo que deja de hacer.

La historia se sigue por pura inercia pero no resiste un análisis más allá que no sea el de justificar hacer un coctel "molotov" con todas las tramas que los autores han visto en otras películas infantiles (buenas), y que creyeron poder copiar con éxito. Los dibujos, pues no me queda más remedio que hablar de ellos, tienen una cinética ridícula en comparación a productos coetáneos como "Happy feet", pese al tan cacareado presupuesto millonario, y con respecto al diseño, son lo suficientemente rancios como para recordar a aquel personaje "tarta de fresa", y lo suficientemente acordes con la confusión reinante en lo general del filme, como para resultar abigarrados y feos. Mia Farrow también está muy mal.


De la misma calidad que el resto de películas de su director, que lo mismo se atreve con un fregado que con un barrido. Por los suelos. Recomendada para franceses.

Puntuacion