Ficha

País

USA

Año

1993

Título original

Carlito's way

Duración

144min

Dirección

Brian De Palma

Guión

David Koepp

Reparto

Al Pacino, Sean Penn, Penelope Ann Miller, John Leguizamo, Luis Guzmán

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Atrapado por su pasado
Autor: bronte
Fecha: 31/07/2004.
Póster Atrapado por su pasado

Atrapado por su pasado

Digerido por bronte

Es ésta una joya de los años noventa, que cuenta con admiradores e indiferentes a partes iguales. Me cuento en el lado de los que dicen que no sólo es la mejor película de Brian De Palma (con permiso de "Los intocables"), sino que además es una de las mejores películas de los últimos quince años aunque no haya contado con una promoción de ringo rango, ni con excursiones de frikis disfrazados como Carlito Brigante en unas posibles convenciones anuales, y a pesar de ostentar además el dudoso honor de que su único premio haya sido el del Sindicato de críticos de cine de Italia al doblador en italiano de Al Pacino. Que tiene delito la cosa.

"Carlito's way" llamada en español con el muy explicativo y ramplón título de "Atrapado por su pasado", cuenta la historia de un hombre atrapado por su pasado. Por eso he dicho que el título español es muy explicativo. Carlito Brigante, otrora peligroso mafioso puertorriqueño, acaba de salir de la cárcel, después de cinco años a la sombra y quiere reformar su vida. Uno de los máximos alicientes para ello es Gail, una bailarina fracasada que no ha conseguido siquiera llegar a Broadway pero que se gana la vida sin tener que matar a nadie. Sin embargo, su antiguo barrio, sus antiguas amistades, su abogado... Todo se confabulará no sólo para que Carlito tenga que llevar pantalones de pata de elefante y botas con considerable tacón (maldita década de los setenta), sino también para que le sea más que difícil escapar de su antiguo estilo de vida.

Toda la película está impregnada de una pegadiza melancolía, potenciada por la estética, a nuestra vista tan decadente de los años setenta. Nueva York, el Harlem hispano aparecen ante nuestros ojos como oscuros, sucios y opresivos y serán escasos los planos abiertos de esta ciudad. Más bien la trama tiende a ocurrir en lugares cerrados, y sobre todo en el inefable club "El paraíso", garito de moda que Carlito regenta por compromiso hasta poder reunir el dinero suficiente para irse a las Bahamas con su chica. Pero será en "El paraíso", siempre en penumbras, siempre atestado el ambiente de coca, prostitutas y delincuentes, donde Carlito, aun sin querer, dé cada uno de los pasos que le llevarán a la catástrofe.

De hecho la película está planteada con una estructura circular y las primeras secuencias serán repetidas al final de metraje. Aunque los muy optimistas defenderán que el filme no está cerrado del todo y que en realidad no está claro que acabe en tragedia. Pero los enterados sabemos que no es así. Desde que Carlito sale de la cárcel hasta dos horas y media después, todo lo que pasa le lleva al mismo sitio. Y ese es un sitio del que no se puede volver. Es el concepto del destino, de hado, que en esta ocasión se ha disfrazado de camello hispano al ritmo de temas como "Lady Marmalade", "Rock you baby" o "Oye como va" de Santana. Una excelente recopilación musical de temas disco, que no hace sino multiplicar esa sensación de tristeza que desprende todo el metraje.

Además, la subtrama con Gail es de una ternura innegable, y sólo un actor como Al Pacino podía balancearse con tal maestría entre una bonita historia de amor, y la supervivencia en una jungla de traficantes de heroína. No sólo cuentan los portorriqueños y los italianos. El catalizador del desenlace será el judío abogado de Carlito, el hombre que redujo su pena de 30 a a 15 años y que hace tiempo que dejó de ser abogado para ser un delincuente más. La ley de la calle, el "no traicionar ni abandonar a tus amigos", hará que nuestro protagonista se embarque con él en un viaje infernal. Este leguleyo no es otro que Sean Penn, irreconocible y en quizás la mejor interpretación de su vida como abogado sin escrúpulos y cocainómano. También por ahí está en un papel breve pero intenso Viggo Mortensen, y John Leguizamo representando lo peor entre lo peor.

Aparte de la desesperanzada trama, está la realización de De Palma, equilibrada y audaz. No sólo sabe reflejar los momentos de relax, sino que sabe aportar a su filme variados pasajes de tensión, intriga y suspense, como el momento en el que el primo de Brigante muere, o la excelente parte final en la que el director se vuelca en su final de fiesta, y nos ofrece una magnífica persecución rodada en Grand Central Station, (donde también trascurre la escena del carricoche en "Los intocables"). Carlito está tan cerca de conseguir su sueño, que otro tipo de realización que no fuera ésta tan dinámica, acelerada y angustiosa, en ese camino que va de "El Paraíso" al tren que le sacará de NYC, hubiera restado el innegable impacto final. También cuenta con esos hallazgos visuales tan de De Palma, como el momento en que Pacino baja tumbado en las escaleras mecánicas y sobre todo cuenta con Al Pacino, que no es poco.

Una película excelente, con un excelente guión, una excelente dirección y una excelente interpretación. Recomendada para chiquitos pero matones, para fans de Pacino y para todos aquellos que quieran encontrar verdadero sentido al "You are so beautiful" de Billi Preston, interpretada por Joe Cocker. Puntuacion