Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Bee movie

Duración

90min

Dirección

Steve Hickner, Simon J. Smith

Guión

Jerry Seinfeld, Spike Feresten, Barry Marder, Andy Robin

Reparto

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Bee movie
Autor: malabesta
Fecha: 29/11/2007.
Póster Bee movie

Bee movie

Digerido por malabesta

“Bee movie” es la primera incursión de Jerry Seinfeld en la gran pantalla, y comienza apuntando bajo: se trata de una producción para niños, en lugar de una película para los que producen niños, entre los que uno esperaría encontrar la mayoría de los fans del cómico neoyorquino.

Barry B. Benson es una abeja que con la mayoría de edad ha de enfrentarse a la primera y única decisión de su vida: ha de elegir el trabajo al que se dedicará el resto de sus días. Agobiado por la presión, decide dar un pase por Nueva York -que es donde está su colmena- y es salvado de morir bajo un zapato por Vanessa, florista con la que entabla una bonita amistad. Porque amigos míos, las abejas hablan, lo que pasa es que tienen prohibido hacerlo con los humanos.

A decir verdad, el guión de “Bee movie” parece un refrito de “HormigaZ” y de “Happy Feet”, con algún que otro juicio por aquí y la típica moralilla ecologista-sostenible de turno. Además de esta evidente carencia de originalidad, cada media hora cambia el rumbo de la historia, haciendo que el público se pregunte continuamente si se ha equivocado de sala. En ningún momento afean demasiado el visionado, que aunque sólo sea por lo breve (horita y media), se hace agradable. Pero la verdad es que de Jerry Seinfeld se esperaba algo más. No olvidemos que se trata de un hombre que llegó a cobrar un millón de dólares por capítulo de su serie. Y a uno no le pagan un millón de dólares por nada, a menos que sea Beckham.

Lo que quizá ya sea un poco más grave, es que siendo un producto supuestamente para niños, trate alegremente el tema de las flores y las abejas, que tantas coartadas ha suministrado ante preguntas comprometidas. Además, mientras que los grandes “clásicos” del género, como “Shrek”, saben combinar muy bien elementos infantiles y adultos para llegar a toda la audiencia, “Bee movie” tiene más problemas para integrarlos, y así -al menos al adulto que aquí escribe- la historia general parece una banalidad y probablemente la mayoría de los niños estén un divorcio, una calvicie y una hipoteca por debajo del umbral de humor de Seinfeld.

Como parece que suele ser habitual en la Warner, la mayoría de los personajes de la película están modelados -también en su personalidad- sobre el actor que les presta la voz. Así, la verborrea de Seinfeld (o en nuestro caso la de Arturo Valls, casi lo mismo) se transporta a su alter-ego amarillo y negro, y mientras que en media hora de producción televisiva el hecho de que el protagonista no pare ni para tomar aire pasa casi desapercibido, por mucho Seinfeld que sea, noventa minutos sin callarse llegan a resultar cansinos.

Tenen bastante gracia los variados cameos que aliñan la película, incluyendo a Ray Liotta, Sting o Chris Rock; esperemos que en la versión española no sean todos doblados por los Lunis.
A pesar de ello, de ahí salen los mejores momentos de la película, porque aunque muy a menudo los chistes del humorista no tienen mucha fuerza, cuando acierta se lleva el puro. También tienen bastante gracia los variados cameos que aliñan la película, incluyendo un autoparódico -casi ya maníaco- Ray Liotta, un graciosete Sting (adivinen por dónde van los tiros) y un notable Chris Rock, que interpreta a un mosquito que tiene sin duda el mejor diálogo de la película. Esperemos que en la versión española no sean todos doblados por los Lunis.

Técincamente “Bee movie” no llama demasiado la atención, probablemente también porque con la frecuencia con la que llegan productos de animación digital a nuestras pantallas ya resulta muy complicado ver las mejoras entre unas y otras. No obstante, dado que está protagonizada por abejas, se podría esperar una mayor espectacularidad. Si las llamas escupiesen miel en lugar de auténtica porquería, podrían protagonizar la película sin tener que cambiar más que dos o tres minutos de metraje.

En fin, una agradable comedia de la que probablemente ya nadie se acuerde la semana que viene. Recomendada para padres que hayan optado por el “vienen de París”.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion