Ficha

País

España

Año

2008

Título original

Bienvenido a Farewell-Gutmann

Duración

98min

Dirección

Xavi Puebla

Guión

Xavi Puebla, Jesús G. Vilda

Reparto

Sergio Caballero, Héctor Colomé,Adolfo Fernández, Ana Fernández, Pep Anton Muñoz, Marta Novotna, Lluís Soler

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Bienvenido a Farewell-Gutmann
Autor: farrell
Fecha: 09/07/2008.
Póster Bienvenido a Farewell-Gutmann

Bienvenido a Farewell-Gutmann

Digerido por farrell

La empresa farmacéutica Farewell-Gutmann se enfrenta a reajustes de plantilla. El director de la franquicia española, Ruiz, ha muerto y la empresa envía al misterioso Sr. Lúger (Héctor Colomé) para echar a unos y ascender a otros. Tres avispados ejecutivos de recursos humanos, Lázaro (Adolfo Fernández), Adela (Ana Fernández) y Fernando (Lluís Soler) se enfrentarán a sus propios miedos y miserias para conseguir continuar en la empresa.

Es una constante en el discurso progre la idea de que los americanos hacen muchos remakes porque los guionistas de Hollywood, que son tontos y usan armas y matan a gente con la pena de muerte, ya no tienen ideas frescas y nuevas y tienen que dedicarse a refreír películas de antes. En algunos casos versionan hasta producciones europeas (“Funny Games”, sir ir más lejos) para regocijo de los modernos que pueden así regodearse en su idea de superioridad intelectual y artística. Dicho esto, les informo de que “Bienvenido a Farewell-Gutmann” (película española) no es un remake de “El método Grönholm” (película española) sino que se trata simplemente de una copia-refrito de ésta sobre la que me pregunto porqué demonios han decidido calcar una película tan mala como la del susodicho método. Si no tienes ideas, básate por lo menos en los genios para quedar bien, de lo contrario es como si en el instituto decides copiar en un examen y copias al porrero repetidor en vez de al empollón.

“Despiporre de ejecutivos: el refrito”, título por el que me referiré a esta película a partir de ahora, incide en la idea de que el capital pudre el alma de las personas humanas y por eso todos los personajes con éxito en su profesión son o acaban siendo bastante desalmados. Aunque tampoco se crean, esta historia tampoco tiene un punto de vista ético-moral claro, supongo que el equipo creativo simplemente se ha dejado llevar por los tópicos del capitalismo salvaje y bestializador y tampoco les pareció muy necesario que la película tuviera mensaje ni nada.

En el apartado técnico decir que la misma mediocridad y falta de originalidad que rezuma el guión está presente también en la ambientación de esta historia. Los decorados deshumanizados, de estética metálica y ambiente asfixiantemente interior se reducen a haber puesto la cámara ora en cualquier ascensor de cualquier edificio de oficinas, ora en cualquier despacho, ora en cualquier pasillo. No se ve pizca de creación ni de intervención técnica por parte de los profesionales como la copa de un pino de este “Despiporre…”. Tendría alguien que explicarles a estos señores que la magia del cine no se basa en poner la camarita y ya esta, sino que para reflejar la ilusión de “realidad” hay que intervenir de manera sustancial en todos los electos incluídos en un plano (encuadre, iluminación, distribución de los objetos…).

El que suscribe siente una especial debilidad por Ana Fernández que, sin ser gran actriz e incluso un poco demasiado afectada para el cine (Aitana Sánchez-Gijón, ¡cuánto mal has hecho!), se la ve bastante solvente siempre, y esta no iba a ser una excepción. El resto de reparto de principales un poco pasados de vueltas, sobre todo Héctor Colomé.

Recomendada para los que trabajan en recursos humanos y han dejado de ser humanos. También para los que aún tienen humanidad. Y para la gente humana en general.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion