Ficha

País

USA, UK

Año

2008

Título original

Made of Honor

Duración

101min

Dirección

Paul Weiland

Guión

Adam Sztykiel, Deborah Kaplan

Reparto

Sidney Pollack, Patrick Dempsey, Michelle Monaghan, Kevin McKidd, Kadeem Hardison

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La boda de mi novia
Autor: bronte
Fecha: 01/06/2008.
Póster La boda de mi novia

La boda de mi novia

Digerido por bronte

Éste es un producto sorpresivo en su planteamiento que no en su ejecución. Después de “La boda de mi mejor amigo” una se pregunta de quién sería la idea de hacer una copia absoluta sólo que invertidos los sexos y sin un ápice de gracia. Triste legado actoral para Sidney Pollack, que puede ser que sea lo mejor de la película en un papel visto y no visto y tirando a bochornoso.

Cuando se investiga un poco se descubre que en el ajo estaba Paul Weiland, el director, muy director del Mr. Bean televisivo, y totalmente perdido en el proceloso mundo de la comedia romántica hollywoodiense. Colecta para comprarle un billete de vuelta a UK, por favor. Ayudándole (a caer) unos guionistas bastante puñeteros, de nombres Adam Sztykiel y Deborah Kaplan, con poco bagaje a las espaldas y que tiran de fórmula despojándola de su gracia habitual, y hasta rebozándola en lo patético. Por lo menos los personajes no cantan una canción a capella en medio de una comida, aunque poco les ha faltado.

Como no podía ser menos, la cosa se mueve por las altas esferas que es donde realmente gusta el amorío; para ver pobretones amancebándose ya tenemos “Gran Hermano”. El inventor del anti-quema-yemas, o al menos a mí me pareció que lo había inventado él, ergo, millonario, tiene como mejor amiga a una restauradora del MET, también conocido como el Metropolitan Museum de NYC. Vaya, que mucho nivel. Son inseparables y bailan claqué por la calle. Luego resulta que ella decide contraer nupcias con un escocés noble con castillete de verano y todo en las Highlands. Éste último era el chico rubio que moria en "Trainspotting", por cierto, Kevin McKidd. Por supuesto, para hacer muchos chistes de temática gay (ya que falta el personaje que cubra ese espectro social, cosa rara) el guapo, eso dicen, es elegido como la Dama de Honor Principal y muy inteligentemente él acepta para poder romper el compromiso. Seguro que les suena.

Cosa memorable de la película es que cuando empieza se supone que los personajes tienen alrededor de veinte años. Me puedo equivocar, pero yo juraría que en esas tomas Patrick Dempsey lleva la cara plastificada. Yo no sé si ha sido retoque con ordenador o si realmente le plastificaron la cara, pero el efecto es aterrador. Da igual lo que pase luego; una ya no puede olvidarse de aquel rostro inhumano. También da mucho miedo el acento escocés en español que tienen los personajes escoceses doblados al español, pero por el lado bueno, Michelle Monaghan siempre estará mejor doblada incluso al swahili que con su voz original de cazallera. Quizás por eso mismo no se me ha hecho tan ardua la tarea como en otras ocasiones. Eso para que vean lo que me han impresionado las interpretaciones.

Gran parte de la comedia gira en torno a reírse de los escoceses, con sus tradiciones y sus falditas ja-ja-ja.
Por supuesto el chico tiene su grupo de consejeros, que son tres y a cada cuál peor. Siempre que veo una película de este jaez me pregunto a quién le pueden hacer gracia los chistes registro supermacho neandertal sobre la calidad del esperma y la dureza de la silicona. Con más terror aún me pregunto si alguien realmente hace chistes así en la vida real. También gran parte de la comedia gira en torno a reírse de los escoceses, con sus tradiciones y sus falditas ja-ja-ja. Pero bien mirado, en cierta manera responde a la visión que los americanos tienen de los europeos, como muy glamourosos con su aristocracia y sus cubiertos, pero con unas sociedades naftalíticas y con un pie en la tumba, resumiendo. También hay un par de alivios cómicos lamentables. Uno, una pobre chica pasada de peso, que ya sabemos que una gorda siempre da para mucho, sobre todo si se le rompe el traje y se le ven las chichas y un, lo que a mí me pareció, retrasado mental, que da la medida del tono de la película. Reírse de un deficiente no es gracioso. Y menos si el pobre disminuido hace chistes sobre el tamaño gonádico de otros machos en la ducha. Una pena.

Lo realmente bueno de todo el tinglado es que aprovechan para sacar tomas egregias de Escocia, que créanme, es uno de los lugares más bonitos del planeta (esto para hacer publicidad, que al fin y al cabo UK también ha puesto parné en la cosa). Yo misma, si me saliera por ahí un noble en faldas no tendría ningún reparo en trasladarme a uno de esos castilletes a dejar que el viento zarandeara mi melena al borde de algún precipicio. Película para pasar el rato, pero que muy para pasar el rato. Que si tienen la posibilidad, vayan a ver otra.

Recomendada para gente que se haya perdido la buena y no conozca la tecnología del dvd.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion