Ficha

País

España, UK, Francia

Año

2006

Título original

Bosque de sombras

Duración

99min

Dirección

Koldo Serra

Guión

Koldo Serra, Jon Sagalá

Reparto

Gary Oldman, Paddy Considine, Virginie Ledoyen, Lluís Homar, Aitana Sánchez-Gijón

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Bosque de sombras
Autor: bronte
Fecha: 13/02/2007.
Póster Bosque de sombras

Bosque de sombras

Digerido por bronte

"Bosque de sombras" hace honor, quizás mejor que ninguna otra de sus producciones, a la filosofía de Filmax. Películas de género, deseablemente realizadas de manera digna, para atraer al público a las salas, sin internarse en demasía en intelectualidades escabrosas y sobre todo, para conseguir que el cine español sea finalmente rentable. Y en esta ocasión puedo asegurar y aseguro que nos encontramos ante una película realizada de manera más que digna. Evidentemente no va a cambiar la historia del cine, pero no cabe duda de que desde alén de nuestras fronteras nos llegan productos de similar calidad sin que nadie cacaree tanto sobre sus clichés. Una mirada con menos prejuicios haría de "Bosque de sombras" un excelente entretenimiento para un gran número de público.

Con un reparto internacional, Gary Oldman, Paddy Considine y Virginie Ledoyen, sería fácil achacar los aciertos del filme a sus actores, pero sería en todo caso terriblemente injusto. Hemos de reconocer en Koldo Serra un director que seguramente ha visto mucho cine (y no especialmente de Eric Rohmer), poseedor de un oficio innegable, y sobre todo con la humildad suficiente como para no querer cambiar la filosofía mundial, sino tan sólo jugar con las emociones del espectador. Para ello, en colaboración con Jon Sagalá, ha construido una trama situada en la España de los setenta donde dos parejas inglesas vienen a cazar unos días a una remota localidad del norte de España. Probablemente el País Vasco, por algunos nombres citados, y por esa inclinación a elegir el vocablo "castellano" en vez de "español" (lo cual hubiera sido más realista), a la hora de denominar la lengua que se habla por estos pagos. Allí descubren un secreto de esos que antes de la época de las ONGs abundaban en la idiosincrasia lugareña y el enfrentamiento con los paisanos se hace inevitable. La película se ciñe estrictamente al género del thriller con persecuciones por bosques lluviosos, duelos setenteros a escopeta, y un ambiente enrarecido donde no faltan las escenas de tensión.

El director sabe cómo rodar una violación o una ejecución con talento indiscutible, y ayudado por un excelente montaje consigue que algunas de sus secuencias sean notablemente incómodas para el espectador. Además de eso, los guionistas han sabido crear unos personajes en general sólidos, y hasta con desarrollo emocional, cosa rara por aquí, como es el caso del personaje interpretado por Paddy Considine. La única tacha al respecto de este último, por poner un ejemplo, es que quizás falte la justificación de ese cambio, aunque el cambio esté perfectamente realizado y sea coherente con los diferentes pasajes en la peripecia de ese caracter. Y todo ello, aunque claramente influido por el cine americano (ese homenaje a "Grupo Salvaje"), o sobre todo, por el cine de Leone, sin llegar a perder nunca la denominación de origen. Podemos intuir los homenajes de Koldo Serra, pero en ningún momento podremos decir que se ha dedicado a plagiar trasvasando esquemas sin adaptarlos a la realidad en que se mueve.

Gary Oldman, cada vez más aficionado al bigote, gana muchos enteros cuando deja de retorcerse sobre su propio eje como una peonza, y sin lugar a dudas es una presencia poderosa en el filme. Paddy Considine aguanta como secundario, y aunque tirando al final, cuando la trama más recae sobre él, quizás sea el responsable de cierto bajón en la tensión, indudablemente la mano de Koldo Serra vuelve a levantar la película en sus últimas tomas. Virginie Ledoyen cumple profesionalmente, y quizás la peor del cuarteto protagonista sea Aitana Sánchez-Gijón, que no sorpresivamente suena igual de falsa en inglés que en español. Lluís Homar, el último gran nombre del reparto, peca de lo de siempre, de un deje teatral que acostumbra a restar credibilidad y naturalidad a sus personajes, y tan sólo cuando llega el momento de mostrar gran intensidad dramática es cuando el hombre remonta, notablemente bien en algunas tomas, aunque inexorablemente falto de coherencia. El resto del casting, salvo pequeños detallitos está correctamente elegido, y ayudan a crear el ambiente de "thriller" del filme.

Sorprende gratamente y midiéndola con el mismo rasero que al resto de películas de la cinematografía mundial, "Bosque de sombras" queda en muy buen lugar como obra destinada básicamente al entretenimiento. Recomendada para todos aquellos que quieren apoyar de verdad al cine español. Puntuacion