Ficha

País

India, USA

Año

2006

Título original

The namesake

Duración

122min

Dirección

Mira Nair

Guión

Sooni Taraporevala

Reparto

Kal Penn, Tabu, Irfan Khan, Jacinda Barrett, Zuleikha Robinson, Jagannath Guha

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El buen nombre
Autor: malabesta
Fecha: 22/05/2007.
Póster El buen nombre

El buen nombre

Digerido por malabesta

Tras su aventura americana con “La feria de las vanidades”, Mira Nair, directora de “La boda del monzón”, vuelve a las pantallas con “El buen nombre”. Película que retoma la temática hindú y las relaciones de esta cultura con la americana, y en la que también hay al menos dos bodas, y yo sospecho que algún monzón.

“El buen nombre” cuenta la historia de Gogol Ganguli (Kal Penn), un neoyorquino de origen hindú que no termina de encontrar su sitio entre la cultura india de sus padres y la sociedad americana en la que ha crecido. Simple. Pero la película comienza el relato mucho antes de que Gogol fuese siquiera un concepto, mucho antes incluso de que sus padres se conocieran. Básicamente la dualidad cultural es el tema recurrente de la cinta, y se expresa a través de casi todos los aspectos: visuales, como las contraposiciones de Nueva York y Calcuta, narrativos, como los meneos de nombre de Gogol o sus devaneos amorosos con Maxine (Jacinda Barrett) y Moushumi (Zuleikha Robinson), e incluso sonoros, a través la música, omnipresente en cualquier cinta con aires bollywoodienses.

Tanto prólogo, presentación y antecedentes terminan por alargar las casi dos horas de metraje hasta una duración aparente de un par de semanas. Además, el ritmo del guión es bastante cambiante, de manera que ciertos momentos están rodados con el mayor detalle, mientras que determinadas fases de la vida del protagonista, que se supone es el núcleo de la historia, transcurren en el corte entre dos escenas.

Hecha esta salvedad, “El buen nombre” está escrita con una finura muy difícil de ver en el cine actual. Todos los personajes son muy humanos, sus decisiones están perfectamente explicadas e integradas dentro de la historia, pero no por ello son predecibles, y al final todo se cierra perfectamente, dándole a la película una elegante estructura circular. Pero al igual que le pasa a la Tierra, que todos sabemos (salvo quizá en Utah) que es redonda pero la percibimos como plana, el cíclico guión de “El buen nombre”, debido en parte a su alto grado de detalle, se hace pesado por momentos, y se alarga de tal forma que termina por parecer totalmente plano.

Además, uno no puede evitar la sensación de que la película podría haberse acortado bastante suprimiendo ciertas escenas que no aportan demasiado, incluido un montaje musical metido con calzador ya en la recta final, cuando uno creía que se iba a librar. Al saco de los recortes también podrían haberse ido gran parte de los momentos que Mira Nair se pasa describiendo de una manera bastante bucólica Calcuta, que a juzgar por lo que se ve en “El buen nombre” es un paraíso en el que gente sonriente se pasa el día cantando y bañándose en el Ganges.

La dirección de Nair es bastante sencilla, y no entorpece el desarrollo de la película, más allá de la inserción de las mentadas postales, con alharacas vanguardistas, meneos de cámara o personajes haciendo el pino. Cierto es que a veces es un poco ramplona, e intenta subrayar ciertos aspectos de los personajes o la historia con una brocha del siete. Así, por ejemplo, cuando Gogol se encuentra con Moushumi por segunda vez, para que todos nos demos cuenta de lo atractiva que es, además de vestirla de profesora de película porno y ponerla fumando espero en plan Sara Montiel, la directora recalca todo esto con una serie de primerísimos planos de su escote y su boca. Por si alguien no se había dado cuenta.

Las actuaciones son correctas, sorprendiendo sobre todo la de Kal Penn, que de subproductos como “Dos colgaos muy fumaos” ha pasado a convertirse en un actor de verdad. Sus padres están interpretados por Irfan Khan y Tabu, pareja de actores indios con mucha solera y que cumplen de sobra con sus personajes.

En fin, una película resultona, pero que se hace demasiado larga y puede llevar a los menos motivados al bostezo. Recomendada para los que coman hamburguesa con curry.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion