Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

National Treasure: Book of secrets

Duración

118min

Dirección

Jon Turteltaub

Guión

Cormac Wibberley, Marianne Wibberley

Reparto

Nicolas Cage, Justin Bartha, Diane Kruger, Jon Voight, Helen Mirren, Ed Harris

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La búsqueda: El diario secreto
Autor: bronte
Fecha: 21/12/2007.
Póster La búsqueda: El diario secreto

La búsqueda: El diario secreto

Digerido por bronte

"La búsqueda" fue una auténtica sorpresa. Disney recuperaba su mejor estilo para ofrecernos una película de aventuras de las de verdad, con cierto tono a parque temático. Tono que "Piratas del Caribe" ha ido perdiendo poco a poco, pero que esta "La busqueda: el diario secreto" mantiene, aunque con tendencia a la disminución. En esta segunda entrega se ha calcado la fórmula de la primera al milímetro, aunque por supuesto, todo resulta más rebuscado, con menos gracia, más forzado.

La película empieza en el mismo punto donde acabó "La busqueda": o sea todos son ricos y famosos, pero hete aquí que el personaje de Ed Harris arroja sobre uno de los antepasados de Ben Gates (Nicolas Cage) el infundio de ser el cerebro del asesinato de Lincoln. Tamaña calumnia arranca toda la historia que consiste en encontrar un tesoro, la mítica ciudad de Cíbola, toda hecha de oro y por supuesto relacionadísima con la experiencia española en América. Los pasos para encontrar dicho botín guardan bastante menos coherencia que la película original, y menos atractivo, puesto que no tienen el componente ese del discurso patriótico tan unido a los masones de los dólares. Aquí va todo más bien por su lado y cada paso de la peripecia tiene más con sacar casas bonitas y parajes "exóticos" que otra cosa.

Justin Bartha compone uno de los pocos casos en los que el alivio cómico es bastante más guapo que el protagonista.
El malo en este filme tiene mucha menos gracia que el anterior, y desde luego una motivación un tanto paranoide. Siempre queda de mucho mejor tono hacer las cosas por dinero. Lo mismo pasa con el resto de los personajes y todos tienen razones para hacer lo que hacen bastante diluidas, aunque en el caso de Nicolas Cage sea restaurar el honor familiar. Por supuesto no falta el viajecito a Paris y mucha combinación secreta. Aunque lo que hay que reconocerle a la película es que han tenido el buen gusto de aumentar la familia por la ascendencia y no por la descendencia, y así nos han ahorrado el trabajo de aguantar a unos niños repipis correteando por el metraje. Para darle más relevancia a los padres han atontolinado un poco más a John Voight y han desaprovechado a Helen Mirren, pero es lo que hay. Diana Kruger luce menos que en la ocasión anterior y Justin Bartha, compone uno de los pocos casos en los que el alivio cómico es bastante más guapo que el protagonista.

Lo realmente salvable de un filme que se copia a sí mismo sin mucho interés, es el último tramo en el que cierto dispositivo inusual en las pantallas da bastante interés al conjunto. Y ya saben que todo está bien si acaba bien. Ahora, eso sí. En terminando la película allí pasan unas cosas a toda velocidad que no se entiende nada. Los guionistas en esta ocasión han tirado de sacarse cosas de la manga sin mucho sentido y sin mucho reparo, pero ya en los últimos minutos aquello es el despiporre y parece que se va a salvar uno pero de pronto sin que se entienda muy bien por qué, se salva otro, y así todo. Es el maravilloso mundo del cine.

No sufran. El honor familiar queda a salvo y todos siguen siendo ricos. Para pasar el rato pero no tan entretenida como la anterior. Recomendada para expertos en historia colonial.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion