Ficha

País

Irlanda

Año

2006

Título original

Shrooms

Duración

86min

Dirección

Paddy Breathnach

Guión

Pearse Elliott

Reparto

Lindsey Haun, Jack Huston, Max Kasch, Maya Hazen, Alice Greczyn, Rob Hoffman

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Cabeza de muerte
Autor: malabesta
Fecha: 23/09/2007.
Póster Cabeza de muerte

Cabeza de muerte

Digerido por malabesta

“Cabeza de muerte” es otra película de universitarios que deciden pasar un fin de semana livin' la vida loca y terminan por encontrarse al loco que les quitó el livin', algo que ya empieza a ser lo de siempre. Desde luego, últimamente no hay nada más terrorífico que unas vacaciones, se vuele o no con Air Madrid.

La bastante convencional historia comienza con gente huyendo por el bosque y probablemente terminará con gente huyendo del cine. Tara (Lindsey Haun), Troy (Max Kasch), Lisa (Maya Hazen), Holly (Alice Greczyn) y Bluto (Robert Hoffman) son cinco compañeros de universidad a los que se les ocurre que la mejor manera de pasar las vacaciones es atiborrarse de setas alucinógenas en un tétrico y aislado bosque irlandés cercano a un no menos inquietante correccional abandonado. Su guía local será Jake (Jack Huston), además el interés romántico de Tara, la típica chica buena y retraída. Lisa es la atrevida y procaz, Troy y Holly los hippies y Bluto el frat-boy musculoso y descerebrado. Más o menos esta es la profundidad de los personajes.

A pesar de todo, la película comienza con bastante gracia; “Cabeza de muerte” se mete con soltura en los estrechos márgenes del género. Con unos personajes que, aunque troquelados de otros muchos, tienen sus peculiaridades sabe resolver las necesidades dramáticas de colocar a un grupo de post-adolescentes acomodados con sus móviles y demás aparataje en un bosque abandonado e incapaces de distinguir realidad de ficción. Pero a medida que la película avanza el buen hacer se va diluyendo en la necesidad de asustar al público a cualquier precio; los personajes pierden lo poco que tenían de personas y se convierten más bien en corredores de mil quinientos obstáculos; la psicodelia es sólo una excusa para menear más la cámara y poner una vaca que habla. Eso sí, “Cabeza de muerte” consigue una gran identificación del público con sus protagonistas: a lo largo de la cinta, ambos grupos tendrán problemas para distinguir los sueños de la realidad.

“Cabeza de muerte” consigue una gran identificación del público con sus protagonistas: a lo largo de la cinta, ambos grupos tendrán problemas para distinguir los sueños de la realidad.
La dirección del irlandés Paddy Breathnach pasa por los lugares comunes del género, mucho más preocupado en despertar al espectador con golpes de orquesta y chirridos diversos que en hacer la película más dinámica e interesante: en un slasher como éste, el primer muerto aparece a los cuarenta minutos. Además, se trata de una de esas películas con una sorprendente sorpresa final que nadie se había podido imaginar -en gran parte debido al desinterés-, pero que Breathnach no es capaz de preparar o anunciar al público para que éste tenga algo en qué entretenerse las horas muertas.

Las interpretaciones del joven reparto vienen a ser lo habitualmente correctas de este tipo de películas, que suelen cojear de muchas otras cosas. Casi todos los actores tienen su punto de gracia, pero se disuelve entre tanta mueca de pavor, grito y carrera por el bosque. Aunque hay que decir que Maya Hazen es todo un descubrimiento.

En fin, una película normalucha y un tanto aburrida, recomendada para micólogos del proyecto Hombre.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion