Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Waitress

Duración

108min

Dirección

Adrienne Shelly

Guión

Adrienne Shelly

Reparto

Keri Russell, Nathan Fillion, Jeremy Sisto, Cheryl Hines, Adrienne Shelly

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La camarera
Autor: malabesta
Fecha: 25/11/2007.
Póster La camarera

La camarera

Digerido por malabesta

Siendo “La camarera” un comedia de trasfondo culinario, ha resultado ser más bien insípida y tirando a trágica. Sus tres protagonistas son un poco sosos, y su directora murió víctima de un asaltante en su casa antes de ver su película estrenada en salas.

Jenna (Keri Russell) es la mejor y más guapa camarera del Joe's Diner, además de una talentosa cocinera. Atrapada en un matrimonio con el último de los neanderthales, Earl (Jeremy Sisto), sus sueños pasan por deshacerse de él y empezar una nueva vida lejos del pueblo en el que trabaja. Por supuesto, quedarse embarazada no encaja demasiado bien en estos planes, a pesar de que gracias a ello conocerá al Dr. Pomatter (Nathan Fillion), recién llegado,agradable y de buen ver.

Aunque no es el colmo de la originalidad, la historia está bastante bien hilada, y además de tener un desarrollo agradable, combina muy bien todas las tramas: la principal de Jenna y sus pretendientes junto con las de las otras dos camareras del Joe's, Becky (Cheryl Hines) y Dawn (Adrienne Shelly). El principal problema al que se enfrenta el guión de “La camarera” son sus personajes. Son todos un poco artificiales y hasta planos. Los secundarios, por ejemplo, no pasan de ser accesorios -principalmente cómicos- con un solo fin y sin ninguna profundidad, mientras que los protagonistas resultan un poco artificiales. Especialmente Earl, el marido de Jenna, que es un auténtico bastardo las veinticuatro horas del día, lo cual además de resultar complicado y yo diría que hasta extenuante, hace que uno se pregunte no sólo cómo demonios es que está casado, sino más bien cómo es que diariamente no lo persiguen turbas enfervorizadas.

No ayuda demasiado el hecho que los actores encargados de dar vida a los tres vértices del triángulo tampoco sean el no va más del carisma y la simpatía. Keri Russell probablemente sea la que más se salva, aunque se pasa la película más bien inexpresiva. Nathan Fillon parece que insiste en sus intentos de lanzar su carrera, que poco a poco le va dando personajes más protagonistas, pero no deja de parecer la versión rebajada de un galán de cine, sin entrar a valorar sus -al menos en esta película- dudosas dotes como actor. Mientras que para papeles de durete como el de “Firefly” el estoicismo era una virtud, en una comedia romántica como “La camarera” el hecho que no cambie de cara ni para bostezar no queda tan bien.

Aunque “La camarera” está agradablemente dirigida, y obviando las carencias de sus protagonistas resulta bastante agradable de ver y un producto muy digno, sin duda ha caído bajo el influjo del trágico fin de su directora, y no le han faltado los premios (en Sundance, sin ir más lejos) y las alabanzas, que más parecen propias de una esquela que de una crítica. Por muy triste que haya sido la vida de Adrienne Shelly, “La camarera” no es mejor película.

En fin, una comedia normalilla, pero que bien vale para matar el rato. Recomendada para gente que no esté a régimen.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion