Ficha

País

Australia

Año

2006

Título original

Candy

Duración

108min

Dirección

Neil Armfield

Guión

Neil Armfield

Reparto

Heath Ledger, Abbie Cornish, Geoffrey Rush, Tony Martin, Tom Budge, Roberto Meza-Mont

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Candy
Autor: malabesta
Fecha: 14/05/2007.
Póster Candy

Candy

Digerido por malabesta

"Candy" es una de esas películas sociales, en la que se nos cuenta la vida de una serie de personajes límite, que en este caso pertenecen al gremio de las drogas. Este tipo de cine nunca está falto de público (aunque nunca le sobra tampoco), que además es poco exigente. Mientras no dudarían en dilapidar una comedia por no ser original, o una película de aventuras por ser excesivamente irreal (a grito de "fantasmada"), el público más culto y razonable está dispuesto a tragarse cualquier dramón que cuente la historia de siempre con los mismos personajes de siempre, en tanto en cuanto sea suficientemente deprimente. Supongo que será porque después de ver durante dos horas la decadencia moral y personal de dos drogadictos, uno puede volver a su vida pequeño burguesa e ir a comer un chuletón con la familia sin tener ningún problema de conciencia, y fumar además un puro después sintiéndose como  un participante de Mayo del 68.

"Candy" cuenta entonces las desventuras de Dan (Heath Ledger), un poeta drogadicto y Candy (Abbie Cornish), su novia, pintora en grado de tentativa y continuamente atraída hacia la decadente vida de Dan. La película está claramente dividida en tres partes, puesto que tres rótulos, que rezan "Cielo", "Tierra" e "Infierno", así lo indican. Cada una de las fases detalla una vuelta de la espiral descendente que siguen los personajes, que aquí entre usted y yo no es que empiecen demasiado arriba: en los primeros cinco minutos de película, uno de ellos ya está a punto de morir de sobredosis, además de aparecer ambos desnudos, que siempre ayuda a tener a la audiencia contenta.

En una película pornográfica de piratas espaciales, por ejemplo, uno no tiene claro cuál será el comportamiento de los protagonistas, y por lo tanto siempre hay lugar para la sorpresa; pero en un drama como "Candy" el itinerario vital de los personajes es conocido por casi todos de antemano. Sólo queda entonces establecer el momento en el que tendrán que enfrentarse a rehabilitación o a la delincuencia, o cuál será el que muera de sobredosis. Nadie saldrá decepcionado en este caso, pues "Candy" vapulea a sus protagonistas sin piedad, haciéndolos pasar por situaciones que de tan dramáticas, descarnadas y reales como la vida misma llegan a rozar el ridículo. Es curioso cómo la película es muy gráfica y pretende ser muy realista en ciertos aspectos mientras levanta la mano en muchos otros. Así, por ejemplo, los momentos más escabrosos de la vida de Candy, o cómo Dan se introduce en el mundo de las drogas están fuera de la película, y además aquellos otros en los que los protagonistas hacen cosas moralmente dudosas, por ejemplo robar, están rodados de manera muy ligera, casi con un tono de comedia.

No ayuda a mantener el halo de realidad la actuación de Heath Ledger y Abbie Cornish, no porque lo hagan mal, sino porque las situaciones vitales que atraviesan sus personajes, malos viajes, mono, etc., son tan extremas que probablemente sólo actores con la trayectoria vital de Robert Downey Jr. puedan hacerlas creíbles. Sin embargo, otros personajes, como el de Geoffrey Rush, que además de aparecer mucho menos en pantalla se toma esto de la heroína con mucha más calma y menos temblores, permiten a sus actores un trabajo menos exigente.

La dirección del primerizo Neil Armfield se debate entre el realismo y la exaltación plástica de la realidad estilo "American Beauty". Así, las escenas más crudas tiran de la cámara al hombro, mientras que los momentos más relajados de la película suelen ir acompañados de montajes musicales sobre lentos planos de los personajes. Aprovechando el status de escritor del personaje de Ledger, la película abusa de la voz en off, que sirve, entre otras cosas, para tapar los huecos del guión, puesto que las tres partes en las que se dividía la película están separadas temporalmente y no hay nada que ayude al espectador a entender los cambios que se hayan podido producir entretanto.

En fin, un drama correcto que hará las delicias de los seguidores del género, pero que probablemente nadie recuerde el año que viene. Recomendada para gente que escoja las películas con la lista de los pecados capitales en la mano.

Puntuacion