Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

The hitcher

Duración

64min

Dirección

Dave Meyers

Guión

Eric Red, Jake Wade Wall, Eric Bernt

Reparto

Sean Bean, Sophia Bush, Zachary Knighton, Neal McDonough

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Carretera al infierno
Autor: malabesta
Fecha: 22/08/2007.
Póster Carretera al infierno

Carretera al infierno

Digerido por malabesta

“Carretera al infierno” retoma la historia del autoestopista que parece una buena persona, pero luego resulta que es del Barça, del Madrid, del PP, del PSOE, que sí, que no, que te bajas del camión. O peor, es un psicópata.

Tras un largo día de conducción y cegados por la lluvia, Jim (Zachary Knighton) y Grace (Sophia Bush) casi atropellan a un autoestopista, John (Sean Bean). Huyen despavoridos, sólo para encontrárselo horas más tarde en la gasolinera en la que repostan. Jim, que se siente culpable por no haberse detenido a ayudar a John, decide llevarlo al motel más cercano. Qué sorpresa cuando resulta que la verdadera intención del autoestopista es asesinarlos, y para ello emprende una persecución sin fin.

Hoy en día poco mérito ha de tener un título parar ser rehecho, y la original de “Carretera al infierno” ya no era una gran película. “Carretera al infierno” está basada, más que ser un remake, en la película que con el mismo título protagonizara Rutger Hauer allá por el ochenta y seis, y que más o menos fue la que lo llevo de los palacios a las cañadas. Antes de “Carretera al infierno” están “Blade runner” y “Lady Halcón”; luego vino “Furia ciega”. Hauer es sustituido este año por Sean Bean, que parece que sobrevivirá al personaje del autoestopista (y a Harrison Ford y su maldición) con más suerte que el holandés.

De hecho, Bean es lo único que merece la pena de toda la película. A su lado están Sophia Bush, tan artificial como pintan sus curvas, Zachary Knighton, una especie de cruce entre Elmo y Tom Cruise, y Neal McDonough, que tiene el aspecto, la naturalidad y la versatilidad de un Geyperman.

Partiendo de una premisa sencilla y con cierto potencial: en una carretera en medio del desierto, una pareja es perseguida por un asesino loco, “Carretera al infierno” se pierde rápidamente. John pasa de ser un desequilibrado homicida a ser un desequilibrado homicida con entrenamiento militar y suficientes armas y recursos como para declarar independiente el estado de Nuevo México. Así resulta doblemente increíble que dos chavales que han perdido los dientes de leche hace dos semanas le planten cara, cuando él mismo es capaz de ventilarse a medio cuerpo de policía.

A medida que avanza el metraje, la cosa se va poniendo peor, y John Ryder cada vez recuerda más a Terminator.
Además, el ritmo de la película es un altibajo continuo, lo que dificulta mucho que el espectador sienta por los personajes algo más que indiferencia. Del más tedioso montaje musical (el director Dave Meyers viene del mundillo videoclipero) se pasa a una emocionante aparición de Sean Bean, que bruscamente vuelve a dejar estancada la acción, en manos de los postadolescentes protagonistas. Y a medida que avanza el metraje, la cosa se va poniendo peor, y John Ryder cada vez recuerda más a Terminator.

En fin, una supuesta película de terror, aburrida y que miedo poco da. Recomendada para gente con el pulgar extendido.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion