Ficha

País

USA, UK

Año

2007

Título original

Cassandra's dream

Duración

108min

Dirección

Woody Allen

Guión

Woody Allen

Reparto

Ewan McGregor, Colin Farrell, Tom Wilkinson, Hayley Atwell, Sally Hawkins, Tamzin Outhwaite

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Cassandra's dream
Autor: malabesta
Fecha: 27/10/2007.
Póster Cassandra's dream

Cassandra's dream

Digerido por malabesta

Parece que Woody Allen ha cambiado su lema a “Todo lo que usted quiso saber sobre la culpa y nunca se atrevió a preguntar”. En “Cassandra's dream” vuelve a examinar el asesinato y sus consecuencias, y aunque es una buena película, a lo largo de sus casi dos horas hay algún momento en el que Cassandra no es la única en tener sueño.

“Cassandra's dream” no es un thriller y no esconde una gran sorpresa final; ni todos estaban muertos, ni todos estaban vivos y mucho menos un montaje de Allen para vengarse de un olvidado oficial nazi. Así que aunque conocer el desarrollo de su historia no empaña el disfrute de la película, a lo largo de los siguientes párrafos se destripa algún elemento de la misma que quizá alguno no quiera saber. Están avisados.

Ian (Ewan McGregor) y Terry (Colin Farrell) son los dos hijos de una familia londinense pobre pero honrada. El primero trabaja en el restaurante de su padre y sueña con marcharse y hacer fortuna montando hoteles, y el segundo trabaja en un garaje mientras también intenta salir de ahí, aunque a golpe de carta y canódromo. Howard (Tom Wilkinson) es su tío, un rico y exitoso médico, al que ambos hermanos acuden buscando ayuda: Ian se ha enamorado de Angela (Hayley Atwell), una actriz en ascenso a la que oculta sus orígenes humildes y Terry tiene onerosas deudas. Howard propone a los hermanos sanear sus economías a cambio de un favor: han de sacar de circulación a un hombre que posee documentación comprometida sobre él.

El eje de toda la película es el crimen: media película se va en prepararlo y justificar de manera exhaustiva que es lo que empuja a dos hermanos normales a cometerlo, y la segunda mitad explora las consecuencias del acto, tanto morales sobre los dos protagonistas como materiales, desembocando en la inevitable tragedia que va a juego con el título griego.

Aunque quizá suponga un retorno no demasiado necesario a los temas de “Match point” (a veces parece que Allen en lugar de hacer series de obras sobre un tema intenta una y otra vez hacer una sola película que nunca le sale), “Cassandra's dream” analiza el asesinato y los cambios que conlleva con detalle, y presenta al público un crimen cometido en un callejón oscuro como lo que es, lejos de la romantización de asesinos y muertes de “Saw” y demás pesca o la minimización del acto hasta convertirlo en un trámite de policías, ladrones y demás personajes de acción. Demuestra también cómo para que un asesinato y los que lo comenten lleve el peso de una película no es necesario sacar a nadie con las tripas fuera.

Está claro que Collin Farrell es un hombre de un sólo papel, y es éste.
Todas las demás tramas y todos los demás personajes palidecen frente a Ian y Terry, y no pocos son los que simplemente desaparecen, sin que haya un momento que dé su intervención por concluida; parece que Allen tenía cosas más importantes que hacer. En la dirección, en cambio, Allen está mejor de lo habitual, con algún que otro momento -el travelling del asesinato- muy bueno. Eso sí, ésta debe ser la primera película en la que en Londres hace sol todo el día; será que Allen aún anda un poco perdido fuera de Nueva York.

También resulta sorprendente la actuación de Collin Farrell. Está claro que es un hombre de un sólo papel, y es éste. Todos sus tics, sus arrugamientos de cejas y su cara de cachorro en el escaparate de una tienda mientras pueden asesinar -y habitualmente lo hacen- cualquier personaje, a Terry le vienen como anillo al dedo. El resto del reparto muy correcto, aunque lejos de dar el do de pecho, en especial Tom Wilkinson.

En fin, la segunda iteración de “Match point”, recomendada especialmente para existencialistas y rusos.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion