Ficha

País

USA

Año

1984

Título original

Ghostbusters

Duración

105min

Dirección

Ivan Reitman

Guión

Dan Aykroyd, Harold Ramis

Reparto

Bill Murray, Dan Aykroyd, Harold Ramis, Sigourney Weaver, Rick Moranis, Ernie Hudson

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Cazafantasmas
Autor: malabesta
Fecha: 25/11/2006.
Póster Cazafantasmas

Cazafantasmas

Digerido por malabesta

"Cazafantasmas", en lugar de ser la versión americana de la conocida película china "Tigre que se agacha, fantasma que salta", es un guión original, todo enterito, de Dan Aykroyd y Harold Ramis. Qué tiempos aquellos, en los que las películas no eran remakes.

La película cuenta la historia de los tres miembros del departamento de parapsicología de una universidad neoyorquina, Venkman (Bill Murray), Raymond (Dan Aykroyd) y Egon (Harold Ramis). Un buen día, les dan la patada y han de establecerse en el sector privado, con su peculiar propuesta de nogocio: los Cazafantasmas. Y uno de sus clientes es Dana (Sigourney Weaver), cuya nevera aloja un perro de otra dimensión que atiende al nombre de Zuul.

El guión es bastante simple, de los que para ir de A a B sigue el camino más corto. Pero lo que no tienen en cuanto a argumento, lo suple con creces con los diálogos. A Aykroyd se le notan los años de experiencia como cómico en "Saturday Night Live", entre otros, y Ramis repetiría éxito con películas como "Atrapado en el tiempo". Ambos consiguen llenar casi todas las intervenciones de los protagonistas con un chiste, en un estilo que ellos mismos definían como a-gag-a-second (una gracia por segundo). Además, otro de los grandes aciertos del guión es el hecho de que aunque está centrado en torno a la temática sobrenatural y sus protagonistas son "científicos", se mantiene alejado de la cháchara técnica para justificar lo que pasa. Si el dios sumerio de la destrucción va a entrar al mundo por un ático de Nueva York, pues entra y punto, pero no hay una larga parrafada condensador-de-fluzo-midiclorianos-spock-a-puente para intentar justificarlo. Esto, y una cierta condescendencia del público para sus efectos especiales, le ha permitido envejecer con mucha dignidad.

La dirección de Ivan Reitman, sin ser nada glorioso, sabe poner freno a los desmanes cómicos de sus protagonistas. Tanto los tres Cazafantasmas como Rick Moranis, que interpreta a uno de los vecinos de Sigourney Weaver, parece que tenían cierta tendencia a improvisar diálogos, escenas y personajes. Pero Reitman no tuvo demasiados problemas para escoger las escenas que al final pasaron el corte. Recuerden que eran los ochenta, y por aquel entonces la gente tenía cosas que hacer, por lo que las películas (incluso las de Scorsese) se mantenían por debajo de las dos horas.

A la hora de actuar, los Cazafantasmas son fieles a sí mismos. Bill Murray tiene una peculiar capacidad de interpretar casi siempre al mismo personaje sin que uno se canse de él, y además consiguiendo que de repente todo el mundo lo considere el no va más de la interpretación. Aykroyd parece un universitario de fiesta, y Ramis... bueno, digamos que terminó por encontrar su vocación detrás de la cámara y no delante. Sigourney Weaver sobrevive como puede al papelón que le toca, el de suplir la cierta ausencia de efectos especiales a base de poner caras y menearse de manera un tanto rara. Aunque hay momentos en que visto con un poco de distancia puede resultar un poco ridículo, por lo general encaja bien en el tono de la película.

En fin, uno de los fenómenos de los ochenta, que de seguir las cosas así, pronto veremos de nuevo en las pantallas con caras nuevas: Owen Willson, Adam Sandler, etc. Recomendada para todos los que no la hayan visto.


Puntuacion