Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Wild hogs

Duración

100min

Dirección

Walt Becker

Guión

Brad Copeland

Reparto

John Travolta, M.C. Gainey, William H. Macy, Martin Lawrence, Tim Allen, Ray Liotta, Marisa Tomei

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Cerdos salvajes
Autor: malabesta
Fecha: 04/04/2007.
Póster Cerdos salvajes

Cerdos salvajes

Digerido por malabesta

“Cerdos salvajes” se hizo famosa hace un año, más o menos, cuando los Ángeles del Infierno, la terrorífica banda de moteros, demandó (sí, demandó) a Touchstone y Buena Vista para que retirasen su nombre de la película, concretamente de las chaquetas de los malos de turno, puesto que era una marca comercial registrada. Y esta anécdota de abogados es lo más divertido de la película. Imagínense el resto.

La película es lo que uno esperaría de una producción sobre el mundo de los moteros distribuida por una subsidiaria de Disney. Cuatro hombres de mediana edad, cada uno con sus problemas, se encuentran a sí mismos, la felicidad, el sentido de la vida, la amistad y lo mucho que fastidian las almorranas, en la carretera; montados en sus motos. Woody (John Travolta) es un abogado arruinado y recién divorciado; Doug (Tim Allen) es un dentista que no se atreve a tomar riesgos; Bobby (Martin Lawrence) es un escritor calzonazos que vive a expensas de su mujer; finalmente Dudley (William H. Macy) es un programador incapaz de hablar con las mujeres. Deciden viajar en sus Harleys de la costa este, donde viven, a la oeste, para así recordar los viejos tiempos, cuando eran jóvenes, salvajes y no tenían artritis. Todo se tuerce cuando se encuentra con una banda de moteros de los de verdad, los Del Fuego, dirigidos por Jack (Ray Liotta), que además de no tener una exquisita educación pretende romperle muchos huesos a los buenos de los Cerdos Salvajes, que terminan por refugiarse en la muy noble villa de Madrid, donde trabaja Maggie (Marisa Tomei), una bonita camarera. Y ustedes se preguntarán ¿qué pasará? ¿encontrará Bobby su valor? ¿Dudley será capaz de hablar con Maggie? ¿recompondrá Woody su vida? ¿será Doug capaz de disfrutar de la suya? ¿por qué he entrado a ver la película? Ya ven que “Cerdos salvajes” es todo sorpresas.

Quitando el hecho de que la historia es ya casi como de la familia, el guión tampoco destaca por su calidad. La introducción de protagonistas consiste, básicamente, en cuatro escenas en las que cuatro personajes secundarios les gritan cosas como “Doug, lo que necesitas es arriesgarte un poco más”, “Dudley, eres un calzonazos y un fracasado”, etc. Todo muy sutil y cinematográfico.

El humor de la película, aunque bastante variado, no es demasiado brillante. Más o menos cada uno de los cuatro protagonistas tiene su estilo; William H. Macy, por ejemplo, se lleva el humor corporal, de caídas y mochazos, mientras que Martin Lawrence basa todos sus chistes en hacerse el machote y luego ser humillado, etc. El único personaje que funciona ligeramente es John Travolta, y probablemente porque es el más serio de todos.

La dirección de Walt Becker tampoco mejora mucho el resultado. Los gags rápidamente se vuelven repetitivos, y al poco, cuando uno ve a H. Macy solo en pantalla, ya sabe que tardará poco en rodar por el suelo.

Las actuaciones del cuarteto principal tampoco pasarán a la historia. Lawrence y Tim Allen bastante mal, mientras que William H. Macy se resiente bastante de su personaje, que además de ser un emplasto sin forma, no le pega ni con cola. Travolta y Ray Liotta más o menos salen del paso dignamente, aunque el bueno de John parece que con cada película que pasa tiene que gesticular un poco más.

En fin, una película mediocre y predecible, que como comedia no tiene mucho que hacer. Recomendada para dueños de scooters. Puntuacion