Ficha

País

USA, Alemania

Año

2008

Título original

Four Christmases

Duración

88min

Dirección

Seth Gordon

Guión

Matt Allen,Caleb Wilson, Jon Lucas, Scott Moore

Reparto

Vince Vaughn, Reese Witherspoon), Robert Duvall, Jon Favreau, Mary Steenburgen, Jon Voight, Sissy Spacek

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Como en casa en ningún sitio
Autor: malabesta
Fecha: 27/12/2008.
Póster Como en casa en ningún sitio

Como en casa en ningún sitio

Digerido por malabesta

Otro año más llega la Navidad, época de sonrisas, reencuentros, fiestas, buenos deseos y jolgorio generalizado, a pesar de Vince Vaughn, que un año más se intenta cargar las vacaciones con otra de sus películas navideñas: si el año pasado fue “Fred Claus”, éste toca “Como en casa en ningún sitio”.

En “Como en casa en ningún sitio”, Vaughn interpreta a Brad, la media naranja de Kate (Reese Witherspoon), una pareja supermoderna y alternativa que “pasa” de las Navidades porque son una imposición consumista y acostumbran a pasarlas en el paraíso tropical de turno, engañando a sus respectivas familias. Por desgracia (para el público), en su último intento sufren una de las habituales cancelaciones de vuelo que los obliga a pasar por las casas de sus respectivas familias disfuncionales, a cantar villancicos, abrazar a niños y todas esas cosas.

A pesar de todo no se trata tanto de una película de ésas que exaltan algún valor festivo -a veces un poco rancio- propio de las fechas, en las que algún personaje antisocial se recupera a sí mismo al entrar en contacto con otros individuos aún más raros que él, sino que se queda en una simplona comedia romántica, una especie de remix de todas las combinaciones posibles de “Los padres de ella” y “Los padres de él”.

Como es una comedia, algo de gracia tiene que hacer. Lo intenta en gran medida tirando de reparto: Vince Vaughn, Reese Whiterspoon, Robert Duvall, Jon Favreau, John Voight, Sissy Spacek... pero poco pueden hacer con un guión muy flojo y una dirección de chicha y nabo. Además, la pareja protagonista tiene menos química que un rabino y un sándwich mixto, su incompatibilidad comienza con su altura: Vaughn anda cerca de los dos metros, mientras que Whiterspoon tiene un tamaño mucho más manejable (algo más de metro y medio), por lo que para poder salir en plano se pasa toda la película con unos tacones que parecen zancos.

Los primeros (y horribles) diez minutos de metraje dan una idea bastante buena de cómo va a ser la cosa, por lo que el espectador avispado estará a tiempo de cambiarse de sala
El guión es bastante convencional y los personajes no tienen gracia, pero tiene algo bueno: los primeros (y horribles) diez minutos de metraje dan una idea bastante buena de cómo va a ser la cosa, por lo que el espectador avispado estará a tiempo de cambiarse de sala. El resto, básicamente, se divide en cuatro capítulos, uno para cada uno de los progenitores de la pareja, en los que alternativamente él o ella son humillados por sus familiares, cayéndose por el suelo, repasando álbumes de fotos vergonzantes y otras tantas situaciones típicas.

Además de no ser capaz de arrancar una risa ni a punta de pistola, la dirección de Seth Gordon (o su ausencia) se nota particularmente en los actores. Vamos a ver, no es que Vince Vaughn sea Marlon Brando, pero tanto él como Reese Whiterspoon bien pueden dar más de lo que se ve aquí. Él se limita a chapurrear diálogos interminables, se supone que es un tipo nervioso, y aburridos, mientras que ella es la cosa más artificial del mundo. Se pasa la película poniendo caras “de manual”, lo que le da a todas sus escenas cierto ambiente de anuncio de dentífricos.

En fin, una espantosa comedia que desperdicia a un grupo de actores que desde luego daba para mucho más. Recomendada para los que se merezcan carbón.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion