Ficha

País

USA

Año

2009

Título original

Confessions of a shopaholic

Duración

104min

Dirección

P. J. Hogan

Guión

Tim Firth, Tracey Jackson, Kayla Alpert

Reparto

Isla Fisher, Hugh Dancy, Joan Cusack, John Goodman, Kristin Scott Thomas, John Lithgow

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Confesiones de una compradora compulsiva
Autor: bronte
Fecha: 26/03/2009.
Póster Confesiones de una compradora compulsiva

Confesiones de una compradora compulsiva

Digerido por bronte

¡Qué disgusto tan grande! ¿Qué le ha pasado a P.J. Hogan, después de películas tan memorables como "La boda de mi mejor amigo" o "Peter Pan"? No le ha pasado nada. Sólo que después de una temporadita de televisión se ha agarrado como a un clavo ardiendo a un guión muy lamentable.Y más vale morir de pie que vivir de rodillas. Si bien es cierto que el inicio de la película denota el estilo chisposo y colorista del director, una historia muy escasita consigue el decepcionante efecto del cada vez mayor desinterés en el tema, hasta que el espectador aguerrido se sorprende a sí mismo bostenzando como si no hubiera mañana.

El tema daba para mucho, oh, sí. Para empezar, podía haber funcionado como una metáfora de la crisis actual. ¿Acaso no estamos en éstas por haber gastado más que lo que teníamos (en conjunto, digo)? También podía haber servido para describir un poco más en profundidad el consumismo enfermizo en el que estamos instalados (de paso que hace eco a "El diablo viste de Prada"). En especial en USA, todo hay que decirlo. Aunque también hay que decir que no comprar en USA se antoja bastante difícil. Por una parte, a veces hay poco más que hacer y por otra es tal la oferta, tan monstruosamente inacabable y apetecible que hay que ser muy fuerte de voluntad para no caer en la trampa.

Lo malo es que además de ser una comedia, es un decir, también es una comedia romántica y ahí la pifiaron. Demasiado pronto empieza el interés amoroso y sinceramente, no funciona en absoluto. Como hay que emplear mucho metraje en intentar desarrollar la historia de amor, que eso ni es historia ni es nada, se quedaron sin presupuesto para los gags, y algunos de ellos son vergonzosos. Ya que está cercana en el tiempo, les recomiendo comparen la escena de baile con Steve Martin en "La pantera rosa 2" y hagan lo mismo con el baile que se marca Isla Fisher aquí y comprobarán lo que es una escena bien planteada, una escena mal planteada, un buen cómico y una cómica así así (dio mucho más de sí en "De boda en boda"). Y tampoco digo que la protagonista tenga la culpa de todo. Evidentemente no es capaz de levantar la película, pero la culpa la tiene el guionista que ha planteado su historia desde los gags más convecionales, trillados y mal empleados.

Supongo que la revelación del filme es Hugh Dancy, al que ya habíamos visto en "Conociendo a Jane Austen" y del que se pueden decir dos cosas. La primera, que no tiene mucho ojo escogiendo los guiones. La segunda, que es posible que esta producción lo coloque en tercera o segunda fila. El elenco es de bastante nivel pues cuenta entre sus filas a John Goodman, Joan Cusack, Kristin Scott Thomas, John Lithgow, y Lynn Redgrave... haciendo de borracha sin texto durante unos 15 segundos. ¿No suena todo a gran retorno que al final ni es retorno ni es nada? Al parecer la cosa está basada en una novela de Sophie Kinsella, que no me he leído y sobre la que no voy a opinar, pero ni siquiera paso el trabajo de escribirles los nombres de los guionistas, porque créanme, el tema daba para crear unos gags "un poco más sobre el tema" y un poco menos "sobre lo de siempre".

Por cierto, va de una chica compradora compulsiva que por culpa de su adicción lo pierde todo. Luego a lo mejor lo recupera. No les quiero fastidiar la sorpresa. Recomendada para vegetales.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion