Ficha

País

UK, USA, Alemania

Año

2008

Título original

Inkheart

Duración

106min

Dirección

Iain Softley

Guión

David Lindsay-Abaire

Reparto

Brendan Fraser, Sienna Guillory, Eliza Bennett, Paul Bettany, Andy Serkis, Helen Mirren

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Corazón de tinta
Autor: bronte
Fecha: 19/06/2009.
Póster Corazón de tinta

Corazón de tinta

Digerido por bronte

En "Corazón de tinta" hay un personaje que es una especie de juglar/malabarista que aparentemente es capaz de prender fuego con las manos. En determinada ocasión es el encargado de iniciar un incendio. Imagínense mi cara cuando le veo tirar de bidones de gasolina. Para eso no hacían falta tantos poderes, cuando en cualquier bar te regalan cerillas. Decir que en esta película nada tiene ni pies ni cabeza, es mostrar una benignidad santífica. Yo aún no me creo que esté basado en un libro de Cornelia Funke. Vaya diferencia de esto a "El príncipe de los ladrones". Como la señora es la productora de este engendro, no me queda más remedio que maliciarme que en la anterior película no le dejaron meter mano. O que la primera novela le salió bien y que las demás son un despropósito al rebufo de los éxitos de la temporada.

Esta cinta parte de una idea resultona pero en absoluto el colmo de la originalidad. Ciertos seres humanos, cuando leen los relatos en voz alta, son capaces de trasvasar personajes a nuestro mundo, a cambio de mandar una persona real al mundo del relato. Bueno, vale, lo hemos visto mil veces, pero enfocándolo sobre el cuento infantil aún se le puede sacar rendimiento. Doña Cornelia miró a su alrededor y vio que en cartelera estaba "El señor de los anillos". Dicho y hecho. Ensalada medieval. Gente que lee libros. Gente que sale de los libros. Efectos especiales copiados de "La momia". Helen Mirren, de loca de Chaillot, llevando su carrera a simas nunca antes conocidas.

Imagínense las macedonias, teniendo en cuenta que los personajes pueden cambiar la realidad (eso ya tirando más hacia el final), sólo con leer textos. Pues nada, que hasta el último minuto a nadie se le ocurre que en vez de tanto salto, sería mucho más fácil desde el sillón de casa leer lo que más placiera y se acababa el problema. Y es que eso es lo que molesta de este tipo de historia: la falta absoluta de coherencia y como las contingencias narrativas van cambiando con respecto a las necesidades de los puntos de giro. Claro que toda esa falta de seriedad puede quedar disimulada si una prefiere ponerse a hablar de la reflexión sobre el creador y su obra, la interacción entre mundos reales y ficticios, la autonomía del personaje con respecto al escritor... No se preocupen, no hablaré de nada de eso, porque al menos en la película, todo ese trasfondo filosófico resulta macarrónico y prescindible.

No sé qué le pasa a Brendan Fraser que no se apea de las producciones infantiles. Si le va bien, nada que objetar, pero parece que con ésta se ha lucido. Paul Bettany da un poco de penilla, por lo muchísimo que le está costando afianzarse como protagonista y la niña, Eliza Bennett, la niña... la niña hace echar muy de menos a Herodes y apoyar masivamente a Bibiana Aído. Que no se me olvide, también aparece Alí Babá en lo que yo diría que es una clara relación homoerótica con el juglar, pero es que a lo mejor el aburrimiento me hizo crearme mi propia película.

Se hace más larga que un día sin pan. Gustará a vegetales. Recomendada para malabaristas.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion