Ficha

País

USA, Alemania

Año

2006

Título original

Lonely hearts

Duración

108min

Dirección

Todd Robinson

Guión

Todd Robinson

Reparto

John Travolta, James Gandolfini, Jared Leto, Salma Hakek, Scott Caan, Laura Dern

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Corazones solitarios
Autor: bronte
Fecha: 12/06/2007.
Póster Corazones solitarios

Corazones solitarios

Digerido por bronte

Creí que nunca iba a empezar una crítica así, pero no queda más remedio: "Corazones solitarios" tiene una fotografía digna de tener en cuenta. Nos encontramos en este filme con un intento de replica del estilo del cine negro de la gran época de Hollywood, aunque con variaciones a propósito que convierten el filme en una pieza esteticista en el que el uso de la luz y los encuadres es ortodoxamente artística. Muchos de los fotogramas de esta cinta podrían ser arrancados de la película y ser utilizados como instantáneas del mejor de los fotográfos y nadie dudaría. Y sin ser pedante, que es lo mejor de todo, sino agradable a la vista. Algunos movimientos de cámara son también muy meritorios (fíjense en ese picado de Travolta socorriendo a un pobre hombre en la calle) y causan cierto placer a todo aquel que entienda lo difícil que es hacerse notar en la dirección, sin ser repelentemente cargante.

Lástima que la película en sí misma sea toda una montaña rusa en la que la irregularidad es la nota dominante. De diálogos brillantes se pasa a escenas en las que no se entiende nada. De momentos que necesariamente reclaman la atención del espectador por la brusquedad de su exposición o la crudeza de su contenido, se va a largas mesetas en las que uno se pregunta si realmente aquello era necesario. De encajes perfectos entre los distintos elementos de la trama se pasa a escenas sin ningún tipo de motivación interna. Y da pena, y una nunca llega a desconectar del todo por si acaso, vuelve a haber algún "chispazo".

"Corazones solitarios" es el homenaje de su director, Todd Robinson a su padre, Edward Robinson, y por ende, a su abuelo, Elmer C. Robinson, policía que atrapó a los asesinos de los corazones solitarios. Y aquí es donde ha quedado claro que se trata de una película "basada en un hecho real". De hecho, los morbosos aficionados a este tipo de temática conocerán bien la historia de dos psicópatas, Ray Fernandez (hijo de españoles, atención) y Martha Beck, que se dedicaban a estafar a mujeres solas, matando a algunas de ellas. Así que en principio, la casquería de algunos momentos rechinará a los despistados porque en absoluto encaja con el estilo que ha elegido el director. Robinson, pudiendo decantarse por un tono tipo "A sangre fría", prefiere centrarse en la pieza de época, con ciertos rasgos románticos, generando la incoherencia que muestra la película.

Supongo que no pensó que fuera de buen gusto presentar a su propio abuelo en el ambiente sórdido que todo el tema acarreó, y prefirió vestirlo de Bogart y explicar además el turbio asunto del suicidio de su abuela, para lo que fuerza el guión al final, buscando una idea que justifique todo lo que pasó en su familia. Y aunque el intento es noble, y el director apunta maneras en muchísimas facetas, no ha sido capaz de conseguir una obra uniforme.

El gran horror de la película estriba además en sus actores. James Gandolfini, muy bien, claro, y del resto el único que imprime un poco de verosimilitud a su personaje es Jared Leto (con peluca), y haciendo un gran trabajo, teniendo en cuenta lo poco coherente de su personaje, que parece pasar de la psicopatía absoluta a la normalidad total en cuestión de segundos. John Travolta (fíjense en la densidad de pelucas que hay en "Corazones solitarios") está espantoso en todos los sentidos, y en ningún momento llega a cuajar como policía honesto destrozado por el suicidio de su mujer, que sólo quiere hacer justicia y entender "qué pasó".

Ahora sí, quien se merece su propio punto y aparte es Salma Hayek, que interpreta a Martha Beck, la loca asesina que supuestamente arrastró a su amante Ray Fernández a aquella orgía de sangre y asesinatos. Su parecido con la Martha Beck real es pura coincidencia, y aquí es imperdonable ese cambio. La historia tiende a refinarse en la forma, cuando en el fondo continua igualmente desagradable, y pedía desde luego un continente más desagradable. Y esto también va por Jared Leto. No obstante, es probable que una buena actriz hubiera podido solventar esa desintonía, cosa que no es capaz de hacer la señorita Hayek, quien se pasa la película luciendo modelitos en plan femme fatal y expresando su desequilibrio mental a gritos y "poniendo muchas caras". Alguna clase de interpretación le podría enseñar que a veces la peor de las locuras se expresa con un simple movimiento de los ojos. Su trabajo saca fuera de contexto constantemente al espectador.

Les gustará a los amantes del género negro aunque saldrán algo decepcionados por las imperfecciones que presenta y algunas innovaciones no realmente conseguidas. Entretendrá al resto. Recomendada para Fernández.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion