Ficha

País

Nueva Zelanda, UK

Año

2005

Título original

Perfect creature

Duración

88min

Dirección

Glenn Standring

Guión

Glenn Standring

Reparto

Dougray Scott, Saffron Burrows, Leo Gregory, Scott Wills, Stuart Wilson

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La criatura perfecta
Autor: malabesta
Fecha: 16/01/2008.
Póster La criatura perfecta

La criatura perfecta

Digerido por malabesta

Sospechoso estreno -la película vio la luz hace dos años con más pena que gloria- que rellenará sin duda la cartelera de algún multicine, "La criatura perfecta" viene de Nueva Zelanda, aprovechando el capital humano que por allí dejó la trilogía de "El Señor de los Anillos", y que consigue que cualquier producción, por mediocre que sea (y ésta lo es), tenga una apariencia visual impresionante.

Aprovecha el filón del steam-punk, la recreación hiperrealista de un pasado victoriano en el que  artilugios y técnicas de hoy en día funcionaban gracias a la tecnología del vapor, con el peso estético que conlleva -muchos tubos, válvulas y arabescos-, y probablemente la próxima gran moda que veamos. Aunque no es la primera, ahí están "La liga de los hombres extraordinarios" y "Van Helsing" qeu hacían sus pinitos con el tema, "La criatura perfecta" tampoco es la mejor, aunque sin duda es la que más profundamente explora el tema. En una Nueva Zelanda de hace un par de siglos, gracias a los experimentos de los alquimistas se ha conseguido desarrollar la biogenética; con ella se ha creado una plaga que diezma la humanidad, así como una nueva raza, llamada la Hermandad pero que aquí entre nosotros son vampiros vestidos de cura. Su papel es el de velar y proteger al hombre. Uno de los hermanos, llamado Edgar (Leo Gregory), se ha vuelto loco y ha comenzado a matar gente, y la labor de pararlo recae sobre la agente Lilly (Saffron Burrows) y Silus (Dougray Scott), que además de ser un Hermano, es el hermano del Hermano asesino.

Más allá de la estética bastante trabajada y del mundo que recrea, a veces demasiado complejo, "La criatura perfecta" se queda en nada: un refrito de Jack el destripador, "Underworld", "28 semanas después" y cualquier película de asesinos en serie que se le ocurra, más apropiado para su estreno televisivo o en videoclub. La historia, aunque partiendo de la premisa más o menos simple del asesino que anda suelto, se retuerce sobre sí misma para ir incorporando sectas secretas, conspiraciones, mutaciones, pestes y miles de ingredientes que, aunque con el afán de mostrar un mundo nuevo y muy rico, complican demasiado la trama. Dado además que todas las presentaciones (tanto de los personajes como de su entorno) son bastante mediocres, por lo que resulta complicado cogerle cariño a los personajes o entrar en el universo que propone "La criatura perfecta", por lo que al final uno termina desconectando.

Leo Gregory, el malo de turno, recuerda demasiado para su bien a Willem Dafoe.
La dirección de Glenn Standring también se queda en mostrar lo mucho que han trabajado en el diseño de producción, mucho enseñar cacharros, escenarios y maquetas. Las escenas de acción son torpes y poco originales, casi nunca consigue generar algo de intriga y la película anda a trompicones. Aún encima, la dirección de actores tampoco es lo suyo, y para Dougray Scott ha escogido un comportamiento frío y distante, con una gestualidad rayando en lo ridículo, con los que es muy fácil cogerle un asco inmediato a su personaje.

Saffron Burrows tampoco está especialmente inspirada, y Leo Gregory, el malo de turno, recuerda demasiado para su bien a Willem Dafoe para luego ser tirando a normalito.

En fin, una película bastante olvidable, aunque probablemente a más de uno satisfará. Recomendada para el club de amigos de la vaporeta.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion