Ficha

País

USA

Año

2008

Título original

The Spiderwick chronicles

Duración

107min

Dirección

Mark Waters

Guión

Mark Canton, Larry Franco, Ellen Goldsmit Vein, Karey Kirkpatrick

Reparto

Freddie Highmore, Mary-Louise Parker, Nick Nolte, Joan Plowright, David Strathairn

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Las crónicas de Spiderwick
Autor: bronte
Fecha: 20/02/2008.
Póster Las crónicas de Spiderwick

Las crónicas de Spiderwick

Digerido por bronte

Cuando vi que "Las crónicas de Spiderwick" era de los mismos productores de "Las crónicas de Narnia", no les voy a engañar, me eché a temblar. Porque una tiene su corazoncito, y ya no está el horno para bollos. Luego cuando vi que el protagonista era Freddie Highmore, más disgusto. Qué malo es el condenado. Y encima aquí por partida doble, que hace de gemelo. Contemplar sus desvelos por diferenciar a los dos hermanos pone los pelos de punta. Básicamente cuando hace de Jared, hace de él mismo, llorando mucho, como es habitual en él, y cuando hace de Simon se peina la raya al lado y pone ronca la voz. Cada año que pasa es más afectado, pero extrañamente no crece, lo cual posiblemente nos castigue con tenerle presente en todas las películas infantiles de fantasía, género que me gusta bastante, y que ya me ha aguado en no pocas ocasiones. Afortunadamente "Las crónicas de Spiderwick" se defiende sola pese a la presencia de Highmore.

Será porque el director es Mark Waters, quien ya nos había divertido con la meritoria "Mean Girls" y con la no poco divertida "Ponte en mi lugar". Waters se maneja mejor en el mundo adolescente del mall americano, que entre hadas y ogros, pero aún así logra llevar a buen puerto una historia que a nivel de guión no ha dado de sí todo lo que podía. Una historia en la que se vislumbran posibilidades infinitas que en el papel han quedado un tanto constreñidas por la fórmula. La prueba del nueve se presenta en los créditos finales, donde gracias a la infografía meten un buen número de imágenes más que bonitas, que se ve que no les ha dado tiempo a meter en la propia película, y cosa que nos hubiera hecho muy bien a los amigos del género.

Los gemelos Jared y Simon, junto con su hermana mayor Mallorie y su madre, se mudan a Nueva Inglaterra desde NYC, después de la ruptura del matrimonio de los padres. Familia desestructurada, reproches paterno-filiales, el pan nuestro de la narrativa infantil contemporánea. Allí el inconformista Jared descubre un libro que desvela el mundo de hadas y goblins que nos rodea, y la intervención de un ogro malvado de hacerse con el famoso libro ya da para el conflicto y el problema. El ogro es Nick Nolte, quien por cierto sale, por reloj, dos minutos en toda la película.

El alivio cómico, un bicho de estos con dos narices, no es lo bueno que podría ser, pero todos los pseudo-seres están bastante logrados, aunque se han aplicado mucho con los malos y los buenos, que es lo realmente bonito y lo que haría las delicias de todos los amantes de los corsets y el mundo victoriano en general, eso queda relegado a los títulos de crédito. Una pena.

Es una película entretenida, que por supuesto, introduce el tema de los hijos que pierden a los padres o viceversa. Cosa digna de estudio en el campo psicoanalítico: por qué los escritores de ficción infantil están tan obsesionados con amargarle la vida a los niños con historias de otros niños que de pronto se ven solos en el mundo. Supongo que será parte del rito antropológico del "destete". Encantará a los más pequeños, aunque es posible que algunos lloren un poquito al final. Pero tiene mucha aventura y en general toca la fibra sensible de los críos: historias imposibles con seres más imposibles aún.

Recomendada para la criatura que todos llevamos dentro.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion