Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

When a stranger calls

Duración

87min

Dirección

Simon West

Guión

Jake Wade Wall

Reparto

Camilla Belle, Katie Cassidy, Brian Geraghty, Kate Jennings Grant, Arthur Young

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Cuando llama un extraño
Autor: malabesta
Fecha: 20/05/2006.
Póster Cuando llama un extraño

Cuando llama un extraño

Digerido por malabesta

A pesar de lo denostado que está por la crítica y el mundillo nacionales, el cine de entretenimiento, el bueno, se entiende, es un oficio complejo. A menudo se cuenta con materiales "de segunda" (personajes bastante planoides, situaciones y escenas trilladas, actores no demasiado actores), y armar una película que atraiga y distraiga requiere mucha técnica. La prueba de ello son los cientos de ellas que nos llegan todos los años que, como "Cuando llama un extraño", tienen el mismo presupuesto, cuentan con los mismos actores, guionistas y directores (o al menos de la misma calidad, supuestamente) pero no valen un pataco.

"Cuando llama un extraño" es un remake de la película del mismo título que se estrenó allá a finales de los setenta. Aquella, sin ser tampoco nada del otro mundo, era bastante mejor. Ambas partían de la premisa, supongo que sacada de la famosa leyenda urbana (que no detallaré por si algún monje de clausura no la conoce y está interesado en ver la película), que comienza cuando una canguro (Jill, interpretada por Camilla Belle) se queda sola en casa de sus clientes y comienza a recibir llamadas anónimas, que pasan de ser molestas a preocupantes, para terminar siendo amenazantes.

Aguantar una película durante bastante más de una hora, sobre un solo personaje que además está encerrado en una casa es algo complicado, por eso la original se apoyaba en una historia paralela, en la que el autor de las llamadas era perseguido por la policía siete años después. En ésta no hay nada de eso, y casi la totalidad de la película se pasa dentro de la casa. Cosas así sólo le salen bien a Ridley Scott (y parece que de casualidad), y definitivamente Simon West no es Ridley Scott. Ni siquiera es Tony Scott. La tensión en "Cuando llama un extraño" está muy mal construida y aún peor administrada. Básicamente todo lo que West hace es colocar a su protagonista en escena, suena el teléfono y vemos como ella lo coge, pero casi fuera de plano, para que veamos gran parte de la habitación y uno se pregunte si por allí será por donde aparece el malo; la música aumenta de volumen hasta llegar a un estruendo tras el que puede: a) no pasar nada. b) aparecer un gato. c) que aparezca el malo. Una y otra y otra y otra vez. Cuando uno ha visto a) y b) treinta veces, que termine por suceder c) ya le importa más bien poco.

Otro de los grandes problemas de la película, a mi modo de ver, es que a pesar de lo reducido que es, el escenario no está muy bien aprovechado. El espectador nunca llega a ver la casa en su totalidad, y por lo que a él respecta ahí dentro podría haber un asesino, dos, tres o el circo chino al completo, elefantes y pandas incluidos. Por supuesto, tampoco ayuda mucho que los dueños de la casa, muy ricos ellos, tengan el gusto estético de Farruquito, y la casa tenga la decoración más barroca y recargada que uno se pueda imaginar. Aunque no se ven, no me extrañaría a mí que en alguna habitación estuviese esa pareja de dálmatas de porcelana, tamaño natural, tan monos. Eso sí, hay que reconocérselo: tiene el primer cristal de seguridad de la historia del cine que no se rompe cuando le tiras una silla.

Camilla Belle, que llena en solitario más del ochenta por ciento del metraje, no es una gran actriz. Su papel tampoco tiene demasiadas exigencias, todo hay que decirlo, pero uno puede adivinar que mucho de canguro no ha hecho en toda su vida.

En fin, un supuesto thriller, más que terror, totalmente fallida. Probablemente sólo los adolescentes la disfruten (supongo que entre otras cosas está hecha principalmente para ellos), no porque sean más tontos, sino porque le falta el rodaje peliculero para darse cuenta de lo mediocre que es. Recomendada para interioristas. Puntuacion