Ficha

País

USA

Año

2008

Título original

Pride and glory

Duración

130min

Dirección

Gavin O'Connor

Guión

Gavin O'Connor, Joe Carnahan

Reparto

Edward Norton, Colin Farrell, Jon Voight, Noah Emmerich, Jennifer Ehle, John Ortiz, Frank Grillo

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Cuestión de honor
Autor: bronte
Fecha: 04/01/2009.
Póster Cuestión de honor

Cuestión de honor

Digerido por bronte

La crítica especializada dice que a los cinco minutos ya se sabe en "Cuestión de honor" quién es el bueno y quién es el malo. Yo digo que eso da absolutamente igual, porque, eso no es lo importante y porque a los cuatro, puede que a los tres minutos, una ya quiere que acontezca un holocausto nuclear que pare el dolor, aunque sea a costa de perder la propia existencia. "Cuestión de honor" es una de esas películas más grandes que la vida misma. Más trágicas que la vida misma. Más reales que la vida misma. Por eso mismo, no le interesaran a nadie previamente vivo que ya tenga previamente una vida.

Desde luego, hay que ver qué inquina contra los policías irlandeses de NYC. Claro que a lo mejor estos no son irlandeses. Ya no me acuerdo. Habré sacado la idea del apellido, de que son pelirrojos, de que Colin Farrell es irlandés, y de que en una película tan prescindible, siendo policías de NYC, no podían ser más que irlandeses. Y cuando digo prescindible, no me refiero a que esté mal manufacturada, que no lo está, sino que es tan "adulta" que pierde todo interés. Y es que estamos ante uno de esos filmes en los que todo el mundo llora. Todo el mundo tiene su gran momento interpretativo. Todo el mundo ve cómo su vida está acabada.

Tal es la cosa que tirando al final aquello es como una tragedia griega. Allí muere hasta el apuntador de la manera más dolorosa posible. No sin antes regalarnos una pelea de gallitos entre los dos protagonistas que hasta ese momento se habían estado comportando como personajes más grandes que la vida misma, con una vivencia de la vida más grande que la vida misma, y una profundidad más profunda que la vida misma. La cinta también tiene sus momentos bien desagradables, con violencia más violenta que la vida misma.

"Cuestión de honor" trata de un clan de policías en NYC. El padre, dos hermanos, un cuñado y un gato y los tejemanejes que se traen para proteger a la familia, proteger al cuerpo y de paso sacarse unos dólares extras con el tráfico de cocaína y no sé que otros trapicheos. Claro que el momento importante llega cuando uno de ellos quiere ser decente, quiere decir la verdad, y no le dejan.No le dejan, señoras y señores. Se masca la tragedia. No le dejan con lo decente que es él. Escena en la que alguien llora mucho porque su vida se ha acabado.

Tiene una fotografía oscura como el alma de sus responsables.
La cinta, tengan muy en cuenta este dato, dura 130 minutos y les aclaro que esto es más de dos horas y tiene una fotografía oscura como el alma de sus responsables. Edward Norton hace su papel y Colin Farrell, como también llora, frunce el ceño y pone las cejas en forma de acento circunflejo. Ahora bien, habrá a quien le guste, porque dentro de su estilo, de su estilo x, llamémosle así, está muy lograda, y mentiría si no reconociera esto. Yo desde luego creo que estaba haciendo mucha falta que alguien denunciara de manera tan valiente y más viva que la vida misma la corrupción de los policías de NYC y desde esa perspectiva, estoy humildemente agradecida a los perpetradores de "Cuestión de honor". Ahora, eso sí, no se la recomiendo a nadie a quien yo le tenga aprecio.

Y que no se me olvide, el grado de estulticia al que estamos llegando, que el malo es un hispano llamado Ángel Tezo, seguramente en versión original pronunciado Ángel Teso y que en la versión doblada no se les ha ocurrido mejor idea que doblar como Tezzo, tipo pizza, porque claro, pronunciar el apellido con la zeta peninsular de toda la vida debía ser políticamente incorrecto, y han preferido tirar al italiano que eso no hiere sensibilidades. Eso sin contar lo del "argot latino", que si van a verla ya sabrán de qué hablo y se retorcerán en sus asientos.

Recomendada a a gente más grande que la vida misma, claro.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion