Ficha

País

Italia, UK, República Checa

Año

2005

Título original

The fine art of love: Mine Ha-Ha

Duración

102min

Dirección

John Irvin

Guión

James Carrington

Reparto

Jacqueline Bisset, Hannah Taylor-Gordon, Natalia Tena, Anna Maguire, Anya Lahiri

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El despertar del amor
Autor: bronte
Fecha: 06/03/2007.
Póster El despertar del amor

El despertar del amor

Digerido por bronte

"El despertar del amor" está basada en el relato del escritor alemán Frank Wedekind, titulado "Mine-haha: la educación corporal de las niñas", y sinceramente, cuesta discernir por dónde empezar, porque es tal la falta de sintonía en cuanto a la película, su título original, su título en español, la novela original y un señor que pasaba por ahí, que parece bien difícil aceptar una vez más esto de las versiones "tan" libres. El que vea la cinta bajo el epígrafe de "El despertar del amor", se quedará totalmente anonadado porque lo del despertar del amor parece un tema más bien secundario, sino inexistente. En un internado donde las niñas están recluidas lejos del mundanal ruido, educadas prácticamente desde su nacimiento en las artes del ballet y de la música, la película de John Irvin parece más bien una denuncia contra la trata de blancas encubierta que un retrato del amanecer sexual de las adolescentes.

De la misma manera, aquellos que hayan leído el relato original verán en esta película una incomprensible deformación del mismo . Frank Wedekind, muy cercano al expresionismo (y me parece a mí que algo perturbado), se pasó su vida criticando la moral represiva de la burguesía, y le tiraba bastante eso de plasmar la vivencia "liberal" del sexo; de hecho, se podría resumir su temática en el valor que le daba al impulso erótico frente a la moral estrecha. Ahora bien, la primera secuencia de la película ya va dando idea de qué es lo que el espectador se va a encontrar. Un plano fijo de las "puntas" de una bailarina que una vez tras otra repiten una rutina de ejercicios mientras el suelo se va encharcando de sangre, sangre que brota de los dedos de la criatura, para que me entiendan. Toda una declaración de intenciones lejos de la idea postulada por Wedekind de una comunidad de hombres entregados a la belleza y al bien.

"La educación corporal de las niñas" en esta versión cinematográfica pasa asimismo de puntillas por el tema del culto al cuerpo, a la belleza y toda esa temática tan popular en el país germano y que en Alemania acabaría dando lugar a toda la fascinación nazi por los físicos perfectos. Más bien, va deambulando por todos los posibles temas que ofrece la historia sin decidirse finalmente por un mensaje último del filme. Desde escenas semi-pseudo-eróticas entre las adolescentes, a toda la parafernalia tópica que se le supone a un internado (con sus pupilas vestidas de blancos pololos con encaje, o corriendo por el campo sujetándose los sombreros), a cierta intriga sobre un terrible secreto inherente al internado, que jamás se llega a desvelar, o que más bien parece que no era tanto secreto. La novela es también inconclusiva, pero a diferencia de películas como "Picnic en Hanging Rock", la falta de respuestas en "El despertar del amor" responde más a un mediocre guión que a una opción meditada. La buena mano del director hace que la intriga se mantenga durante todo el metraje, pero acabado éste, ante el decepcionante final, el público se quedará desilusionado aunque nada que no se pueda superar.

Paralelamente a ese misteriosísimo secreto, que esto parece la versión italiana de "La Residencia", se va desarrollando la evidencia de que tal internado es un vivero aunque no diré de qué explícitamente, y más temprano que tarde, el espectador se va dando cuenta de que nada está realmente bien justificado en la cinta. Ni la actitud de las maestras, ni de los benefactores, ni mucho menos de las alumnas. Todo el intento de Wedekind por crear un ambiente utópico, un internado maravilloso tipo "Torres Mallory" se ve enfangado por la evidente intención del director de convertir la película en un reportaje de Carmen Sarmiento. Más claridad en los objetivos hubiera ahorrado el vagar desorientado que presenta "El despertar del amor".

Jaqueline Bisset encabeza un reparto internacional en el que la tónica dominante es el feismo, físicamente hablando, desluciendo unas interpretaciones ya de por sí bastante malas, sobre todo en el caso de las adolescentes. Como está todo el mundo bastante mal, se supone la culpa la tendrá fundamentalmente el director. Los intentos por crear un paraíso en la tierra a nivel de dirección artística son totalmente vanos, y en resumiendo la película es un filme fallido.

Recomendada para fetichistas de la ropa interior de lino blanco. Puntuacion