Ficha

País

España, Francia, Italia, Bulgaria

Año

2007

Título original

El destino de Nunik

Duración

122min

Dirección

Paolo Taviani, Vittorio Taviani

Guión

Paolo Taviani, Vittorio Taviani

Reparto

Paz Vega), Moritz Bleibtreu, Alessandro Preziosi, Ángela Molina, Mohammad Bakri

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El destino de Nunik
Autor: farrell
Fecha: 04/01/2008.
Póster El destino de Nunik

El destino de Nunik

Digerido por farrell

Durante la primera guerra mundial, el proyecto de construcción de la gran Turquía se ve amenazado por el avance de los rusos. Los armenios residentes en el país, cristianos ortodoxos, viven bajo sospecha de colaboración con el imperio ruso y a los militares no se les ocurre otra cosa que matarlos a todos, por si acaso. La familia de Nunik (Paz Vega) sufrirá el asesinato de los varones y el posterior éxodo de mujeres y niñas al desierto. Sus amoríos con el oficial turco Egon (Alessandro Preziosi) y uno de los guardianes de la caravana de mujeres, Youssof (Moritz Bleibtreu), acabarán en tragedia.

No vayan a verla. No vale la pena. Ésta es una de esas películas que, como diría un amigo mío, “son un acumule de dinero perdido para nada”. El genocidio armenio, considerado como el primero del siglo XX y que supuso la exterminación de un número indeterminado de miembros de esta comunidad (entre 600.000 y 1.500.000 dependiendo de la fuente) en Turquía entre 1915 y 1918, resulta un episodio casi desconocido (confieso que yo no sabía nada de esto) para el común de los mortales. Y para más inri, el estado turco a día de hoy no ha reconocido la “Gran Calamidad” como genocidio diciendo, más o menos, que si se murieron fue porque cogieron un catarro muy fuerte y se fueron contagiando unos a otros. Pena que los armenios no tengan un Spielberg que cuente su holocausto.

“El destino de Nunik” no podría definirse como una película mala, porque para decir que una película es mala, o buena, o excelente tiene que haber movido algo dentro del espectador, para bien o para mal. A mí después de verla simplemente me dió la impresión de haber perdido dos valiosas horas de mi vida y punto, porque es totalmente gris, tan fría e impersonal que ni siquiera le entran a uno ganas de decir "qué mala es" y quedarse tan a gusto. Y esto tiene bemoles, especialmente porque esta historia podría ser oro en paño tratada por un buen director. Los hermanos Taviani, que se supone que son buenos porque ganaron una Palma de Oro en Cannes (hace treinta años), están ya muy mayores pero deben de seguir empeñados en hacer películas cueste lo que cueste y los espectadores tenemos que sufrirlo.

La verdad es que resulta difícil escribir una crítica de "El destino de Nunik", básicamente porque la pregunta que se le viene a uno a la cabeza es por qué y para qué han decidido hacerla: si buscaban una denuncia contra el genocidio, desde luego no lo han conseguido, si han querido hacer una historia de sentimientos de unos personajes a los que la vida pone contra las cuerdas, tampoco, y si pretendían un ejercicio de despilfarro estético, se han quedado a medio camino, que ni chicha ni limoná.

En realidad, la película es un conjunto bastante informe de manierismos, con un guión totalmente plano y falto de emoción pero lleno de frases súperliterarias, las típicas subtramas de amor totalmente estúpidas por su completa prescindibilidad (pero que se supone dibujan mejor los trazos delpersonaje de Nunik, en fin…) y el sistemático salto a la torera de las más elementales reglas de continuidad en el desarrollo de cualquier historia de ficción (¿por qué se le da tanta importancia al niño que disfrazan de niña para salvarlo si luego no pinta nada en la historia? No se pasen por el forro el horizonte de expectativas, por favor), amén de unos actores increíblemente poco convincentes y con un registro interpretativo que yo definiría como decimonónico, totalmente impostado y falto de cualquier sentimiento, hasta el punto de que por mucho que se abracen, lloren e intenten salvarse unos a otros se ve que no hay ningún tipo de conexión entre ellos más allá de que cada uno dice su línea cuando le toca.

Además, "El destino de Nunik"  se pierde mucho por los vericuetos de la estética sin prestar excesiva atención al resto aunque, lo crean o no, los Taviani tampoco consiguen que les quede una película bonita de ver. La primera parte, antes de que empiecen a rodar cabezas (literalmente), se supone que es el retrato de la vida de una acomodada familia armenia de la época y la inmersión del espectador en el mundo interior de Nunik (en fin, en fin, en fin…), pero no acaba siendo más que una sucesión de escenas con una fotografía y diseño de producción mediocres y un vestuario bastante poco favorecedor. Desde luego, nadie ambienta las películas como los americanos, por mucho dinero que tenga una producción europea (y ésta lo tiene). Por supuesto, no faltan las metáforas visuales y los planos de un lirismo exacerbado: que si muchas telas mecidas por el viento, que si las uvas como símbolo de la prosperidad y felicidad perdidas, que si la sopa derramada como derramada será la sangre de los armenios (¡en fin!).

Recomendada para los que no sepan nada del genocidio armenio, aunque no creo que consigan sentir mucha empatía por esa pobre gente. Ah, y para los que quieran ver a Paz Vega desnuda, aunque para eso vale cualquiera de sus películas.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion