Ficha

País

USA, Alemania

Año

2009

Título original

Duplicity

Duración

125min

Dirección

Tony Gilroy

Guión

Tony Gilroy

Reparto

Julia Roberts, Clive Owen, Tom Wilkinson, Paul Giamatti, Rick Worthy, Oleg Stefan, Denis O'Hare

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Duplicity
Autor: malabesta
Fecha: 22/03/2009.
Póster Duplicity

Duplicity

Digerido por malabesta

Ray Koval (Clive Owen) y Claire Stenwick (Julia Roberts) son dos espías del MI6 y la CIA que han decidido abandonar el mundo de la inteligencia gubernamental para pasarse al más lucrativo y menos peligroso mercado de las grandes corporaciones. Y, las vueltas que da la vida, terminan los dos trabajando para la misma empresa, una multinacional de la cosmética dirigida por un neurótico Richard Garsik (Paul Giamatti). Con su ayuda éste pretende adelantarse a su más duro competidor, una igualmente internacional y cosmética corporación propiedad de Howard Tully (Tom Wilkinson).

Si hacemos caso de los materiales promocionales, resulta que "Duplicity" es una comedia romántica trhiller de espías. O lo que es lo mismo, ninguna de las anteriores: por mucho que tenga escenas y momentos de cada uno de los géneros, la mezcla es insípida y olvidable, tanto la comedia como el thriller.

Tony Gilroy vuelve al terreno de las grandes corporaciones -suya es "Michael Clayton"-, de nuevo dándole un cierto aire burlesco (sin demasiada gracia esta vez) a través del enconado y ridículo enfrentamiento entre Giamatti y Wilkinson y sus desorbitadas ambiciones, que hacen hueco para que cada empresa tenga una sección de inteligencia completa, campo de trabajo de los protagonistas.

Paralela a este asunto corporativo transcurre la trama sentimental Owen/Roberts. A lo largo de los años, las carreras de los dos espías se han cruzado más de una vez, y lo mismo que las carreras también se cruzaron manos, piernas y prendas íntimas. Pero todo esto está contado a través de flashbacks, en los interludios de los eventos presentes, lo que contribuye a la sensación de que cada cosa va por su lado, aunque ambas historias estén relacionadas, más a medida que se acerca el final de la película.

Final que, por cierto, se podrían haber ahorrado. Da la impresión de que el cine moderno es ya una competición para ver a quién se le ocurre el desenlace más sorprendente, con el resultado de que mucha gente parece confundir sorprendente con inesperado. En "Duplicity", después de dos horas centradas en su pareja principal, Gilroy se saca de la manga, a cindo minutos del final, hechos e información completamente ocultos hasta entonces para el espectador, buscando darle una vuelta de tuerca más a la historia, que evidentemente se pasa de rosca.

Las actuaciones son marca de la casa: Roberts hace de Roberts, recopilando los gestos que la han hecho famosa todos estos años. Mucho poner morritos, muchas risotadas con la boca comletemante abierta, pero francamente dudo que le haya compensado la inversión a los productores. y Owen, bueno, Clive Owen tiene dos registros. Uno es el del héroe duro e inteligente pero distante y otro es el de Rey Arturo. Aquí adopta el primero, en otro papel intercambiable. Si es que hasta parece que va siempre al mismo modisto. Giamatti y Wilkinson demasiado desaprovechados, no aportan mucho a la película.

En fin, una mediocre producción, recomendada para espías en general.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion